Los alumnos del comedor escolar del Virgen del Carmen con sus hamburguesas
Los alumnos del comedor escolar del Virgen del Carmen con sus hamburguesas - ABC
EDUCACIÓN

Un cáterin precocinado para el colegio que tuvo que dar comida del Burger King

La Junta de Andalucía propone servir comida de uno de los servicios fríos que trabajan en Estepona y poner cocineros de esa empresa hasta cubrir las vacantes

ESTEPONAActualizado:

La Junta de Andalucía ha movido ficha para que los 315 niños del colegio Virgen del Carmen de Estepona, que están adscritos al comedor escolar, no tengan que volver a recurrir al Burger King para el almuerzo. La comida rápida será suplantada por la precocinada. La Delegación de Educación en Málaga ha informado al colegio –según explica el AMPA Tres Banderas– que para el almuerzo de este jueves los alumnos recibirán las raciones de comida habituales de los cáterin fríos que tiene contratados el gobierno andaluz, en el plan de privatización de este tipo de servicio educativo. Los menores de este colegio malagueño van a almorzar uno de los menús precocinados que se sirven en los colegios sin cocinas.

Pero esa solución es transitoria. Según ha informado el colegio a los padres, el viernes el cáterin llevará a sus cocineros al centro para que hagan la comida. «Nos han dicho que el almuerzo del viernes no será precocinado, sino que habrá personal de la empresa que suministra los menús para hacer la comida en el comedor escolar», remarca Martina Fernández, presidenta del AMPA Tres Banderas, quien añade que la Junta de Andalucía ha asegurado al director del colegio que «se van a acelerar los trámites para que se ocupen las vacantes».

El problema reside en que la cocina no tiene cocineros. La plaza de ayudante de cocina quedó vacante el pasado mes de julio. En agosto, la persona designada para ocupar ese puesto de trabajo renunció porque tenía una mejor oferta laboral. El curso empezó con solo una cocinera en plantilla. La Junta de Andalucía tuvo que reforzar el servicio con una persona de otro centro en préstamo, pero la cocinera en plantilla tuvo una lesión que le impide ir a trabajar y la única encargada de la cocina no pudo sacar adelante el servicio de almuerzos del pasado miércoles sola. Se tuvo que cancelar la comida.

Pese a los avisos, durante toda la mañana, a la Delegación de Educación, el miércoles no llegó la solución y el director del colegio tuvo que aportar una medida de urgencia. El colegio se gastó 1.200 euros en 315 menús del Burger King para que los niños pudieran comer ese día. «No es la primera vez. El año pasado en dos ocasiones hubo que encargar pizza por la falta de personal», recordaba Martina Fernández.