POLÍTICA

Ciudadanos se reordena en Marbella tras la polémica del amaño de afiliaciones

Los dirigentes nacionales y regionales descubrieron los «intereses no legítimos» en la disolución de 2015, que en Málaga y Marbella negaron

Nueva directiva de Ciudadanos en Marbella
Nueva directiva de Ciudadanos en Marbella - ABC
J.J. MADUEÑO Marbella - Actualizado: Guardado en: Andalucía Málaga

Ciudadanos en Marbella tiene nueva directiva. La formación sigue intentando enderezar el rumbo hasta los próximos comicios municipales, donde pretende presentar batalla por la Alcaldía de la ciudad. El objetivo es sacar una candidatura que opte al poder y olvidar un pasado sumido en las tinieblas por los intentos de control del partido, a través del amaño de las afiliaciones. Francisco Gómez es el nuevo coordinador del partido en la localidad. El hasta este momento portavoz del grupo y responsable de Política Municipal, será el encargado de pilotar un equipo en el que está su predecesor en el cargo Miguel Ángel Hijano, que tuvo que lidiar con la polémica sobre las razones de la disolución de la agrupación en 2015.

El nuevo equipo directivo está formado por Agustín Rivas como secretario, el propio Hijano de responsable de Logística, Jaime Torrecilla en Política Municipal, Teté Vinuesa en Comunicación y redes sociales, Francisco Claro para Ciudadanía y Movilidad y Mercedes Cantos como enlace con las Asociaciones. La candidatura «oficialista» tuvo que ganar en las urnas a los miembros del sector crítico en la ciudad que, encabezados por Anunciación Torrico, presentaron batalla en la votación. Ahora Ciudadanos tendrá que buscar la cohesión dentro del partido –razón oficial de la disolución en 2015– y construir un equipo que pueda tener aspiraciones en las elecciones de 2019.

Para ello, Francisco Gómez y su equipo deben despejar las brumas sobre el pasado que levantaron los dirigentes regionales y nacionales. El primero fue Juan Marín, líder naranja en Andalucía, que apuntó a «extrañas razones» y a un grupo de afiliados que no era garante de «limpieza» como motivos de la disolución en 2015, que les impidió presentar candidatura a la Alcaldía en 2015 y es la razón por la que no tienen representación municipal en esta legislatura. Fue el propio Juan Marín quien aseguró: «En Marbella disolvimos una agrupación. Teníamos a 70 afiliados con la misma cuenta bancaria». Pese a que después se desdijo, Marín remarcó que se trataba de una maniobra por «intereses no legítimos de otros partidos en Ciudadanos».

Las directivas de Marbella, encabezada entonces por Hijano, y en Málaga desmintieron estos hechos y volvieron a aludir a una disolución por culpa de la «falta de cohesión», pero con el tiempo la versión malagueña volvió a quedar en entredicho. Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, volvió a incidir sobre la mancha en el pasado de formación de Albert Rivera en Marbella. El dirigente nacional denunció los intentos de creación de «lobbys» dentro del partido en varios puntos de España, entre ellos Marbella.

«En Extremadura se metieron 113 personas que dieron el mismo número de cuenta corriente para domiciliar las cuotas de afiliación», explicó Girauta, que comentó que lo mismo sucedió en la agrupación de la Costa del Sol. «En Marbella hubo que cerrar la agrupación local porque iban juntas 50 personas», reseñó Girauta, que volvió a cernir las sombras sobre esta agrupación que ahora se renueva tratando de olvidar el pasado, pero con una masa crítica dispuesta a dar batalla por el poder de decisión dentro de la formación.

Toda la actualidad en portada

comentarios