Mural de Eugenio Chicano para el altar de la iglesia del Santo Ángel que ha sido retirado
Mural de Eugenio Chicano para el altar de la iglesia del Santo Ángel que ha sido retirado - ABC
ARTE RELIGIOSO

El Cristo «pop» de Málaga desterrado de su propia parroquia

Polémica por la decisión de un sacerdote de retirar un mural del artista contemporáneo Eugenio Chicano pintado hace 50 años

MÁLAGAActualizado:

El Cristo de la parroquia del Santo Ángel en calle Ayala en Málaga ha sido desterrado por el sacerdote. También la Virgen del mural principal. Ambos han sido expulsados del altar. No ha importado que sean parte del barrio. Ni que el autor sea el reconocido artista malagueño Eugenio Chicano, que construyó el mural principal con la ayuda de los vecinos de esta zona de la capital. El padre José Diéguez las ha quitado porque «no inspiran devoción» a sus feligreses.

En el Santo Ángel sus fieles contribuyeron de forma activa a la creación de una obra que 50 años después entra en discordia. «Me esperaban cada mañana a las nueve para ver qué tocaba hacer ese día», recuerda Chicano con cariño sobre una elaboración que terminó siendo una donación del propio artista. Bendecida por cierto por todos los predecesores del actual titular.

En la década de los 70 del pasado siglo, Eugenio Chicano se encargó de pintar el altar. «Me ayudaron los marengos —marineros y pescadores— y los niños, que iban a la playa a buscar restos de botellas para hacer las joyas del ángel», recuerda el artista, que se pregunta cómo sabe el sacerdote cómo late el corazón de una persona?».

Nadie ha dicho nunca nada sobre esas obras. «Ni pío», espeta el artista. Durante medio siglo han estado ahí, siendo parte de la iglesia que los fieles ayudaron a dedicar a Dios. Formando parte de un barrio que buscó latas con impresión defectuosa de la antigua fábrica de Industria Lapeira Metalgraf, que se dedicaba a las estampaciones en este material. «Las usamos para hacer las alas del ángel. La gente me esperaba cada día. Recortaban las latas y luego las iba colocando haciendo las plumas de las alas o el pecho», recuerda Chicano, que no entiende que «se censure una obra de arte».

Exterior de la parroquia del Santo Ángel en Málaga
Exterior de la parroquia del Santo Ángel en Málaga-FRANCIS SILVA

El padre Diéguez ha decido quitar dos partes de ese mural. Por un lado, ha mandado a la sacristía al Cristo que presidía el altar. Un crucificado de 2011 que el artista donó a la iglesia para que fuera añadido al mural. También la «Virgen de la Tralla» o «Virgen del Copo» original de la obra de 1971. Ambos retirados. El párroco no quiere estas obras en el altar desde donde celebra la misa. El Obispado estudia desde su área de patrimonio lo sucedido, mientras el cura en sus homilías asegura que «ocultan a Dios en su propia casa» o que «no mueven a la devoción». «Queremos manifestar el amor de Dios a través de la belleza», llegó a decir el párroco.

Pero su decisión ha generado una notable polémica en la ciudad. La Fundación Aduana Museo de Málaga ha emitido un comunicado tildando de «atentado» lo ocurrido y recordando otros casos donde lo contemporáneo convive sin problemas con la fe, como el mural de Miquel Barceló en la Catedral de Palma de Mallorca.

Chicano defiende su obra de «estilo pop» y en la que «colaboró todo el barrio». «La representación de las Sagradas Escrituras se ha hecho en todos los estilos», argumenta el artista, que lamenta que se pusieran dos columnas de aire acondicionado para «tapar la obra». «Era una virgen doliente», recuerda Chicano, al que lo que más le ha dolido del asunto es que se descolgara el «Cristo Crucificado» donado a la parroquia para ponerlo en la sacristía. «Para hacer eso debería tener que pedir permiso», apunta el artista.

El pintor siempre ha gozado de la complicidad de la Diócesis de Málaga en sus obras religiosas. Fueron bendecidas sus creaciones al fresco en la iglesia de Santa Rosa de Lima o el mural de los techos del salón de tronos de la Casa Hermandad de la Esperanza.

Virgen también retirada
Virgen también retirada - ABC

«No me puedo explicar las razones de este desastre», señala Eugenio Chicano, que recuerda la edición de un libro por parte de la Diputación de Málaga en la que se desgrana su obra religiosa. «Y el próximo número de la revista cofrade La Saeta analiza el mural del Santo Ángel», remarca el autor, que desvela que desde el Obispado de Málaga nadie se ha puesto en contacto con él para saber su parecer sobre la polémica.

«SI no gusta la obra, se debería haber abierto un debate sobre ella y no retirarla sin más», incide el artista, que no desfallece. La temática religiosa seguirá siendo parte de sus creaciones, ahora retomada tras una doble neumonía que lo tuvo ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

El artista seguirá pintando a Cristo por varias razones. «Es un tema muy recurrente en un país de mayoría católica como España», afirma, pero también porque en Andalucía es una parte cultural muy importante «con la que se nace». «Es una tercera dimensión del arte, que está dentro de las personas, una forma de cultura que une a la gente con muchas expresiones, desde las romerías a las saetas», concluye Chicano.