Bar de Bobadilla donde estuvieron de celebración los militares antes de la supuesta violación
Bar de Bobadilla donde estuvieron de celebración los militares antes de la supuesta violación - EFE
VIOLACIÓN GRUPAL EN UN CUARTEL

Declara ante el juez el superior que animó a denunciar a la soldado de Málaga los abusos sexuales

También testifica este martes en Sevilla el forense que asistió a la militar días después de destapar los hechos

MÁLAGAActualizado:

Nuevas diligencias en el caso de la soldado del cuartel del Ejército del Aire en Antequera que denunció haber sido víctima de una violación grupal por parte de varios de sus compañeros. Para hoy está prevista la declaración ante la juez togada de Sevilla del teniente enfermero que animó a la chica a denunciar el episodio.

Se trata de una nueva comparecencia para arrojar luz sobre los dos casos de abusos que pudieron tener lugar durante el pasado trimestre en dicho acuartelamiento con la misma militar como supuesta víctima. N.M. denunció primero haber sido drogada y violada tras celebrar el día de la patrona del Ejército del Aire. Y posteriormente amplió su denuncia: en septiembre, aseguró, un compañero se habría sobrepasado con ella después de que se besaran de mutuo acuerdo.

La mañana posterior a haber estado tomando cervezas y copas en un bar de Bobadilla (núcleo cercano al cuartel), la soldado se despertó con un fuerte malestar, no similar al de una resaca, y descubrió además que en su pijama y medias había restos de lo que parecía ser semen. La Policía ya ha tomado muestras de ADN de nueve soldados del cuartel para cotejarlo con las muestras

Ante esta situación, después de realizarse un test que dio positivo en barbitúricos y tras ser aconsejada por un compañero, acudió a un superior para contar los hechos. Éste le conminó a denunciar lo sucedido. Será este mando el que preste hoy declaración, según han informado a este periódico desde la defensa de la denunciante, que ejerce Javier Rincón, de Rinber Abogados.

Junto a este superior, está prevista también la comparecencia del médico forense que atendió a la militar días después de denunciar el caso.

Sobre el segundo episodio de abusos la semana pasada, la juez ya tomó declaración a otros dos testigos. Dos compañeros de base de la militar, que ante las contradicciones en que incurrieron durante sus testificales terminaron siendo sometidos a un careo en el que, según la defensa de la denunciante, incurrieron en contradicciones.

El primero de los declarantes, una militar, se ratificó en su primera testificación y contó a la juez que la denunciante fue a su cuarto tras ese episodio contándole su versión de lo que había ocurrido.

Pero el otro testigo, un soldado, relató que en un momento dado había entrado en la habitación donde se estaba cometiendo el supuesto abuso. Aseguró que allí vio besándose a la denunciante con su otro compañero. Lo que pondría en duda el supuesto carácter no consentido del hecho.