Familiares de los inmigrantes recluidos en la cárcel de Archidona ante el presidio
Familiares de los inmigrantes recluidos en la cárcel de Archidona ante el presidio - FRANCIS SILVA
INMIGRACIÓN

El Defensor del Pueblo reconoce deficiencias pero alaba las condiciones de la cárcel de Archidona

Afirma en un informe que está mejor que cualquier CIE pero pide a las autoridades mejoras en la custodia de los inmigrantes

MÁLAGAActualizado:

El Defensor del Pueblo en funciones ha sido el último en sumarse a la oleada de críticas en contra del internamiento en la nueva cárcel de Archidona de más de 500 inmigrantes llegados en patera a España. Pese a que reconoce que las instalaciones «presentan mejores condiciones arquitectónicas» que cualquiera de los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) actualmente en funcionamiento, en un informe publicado este viernes por su oficina destaca las «notables carencias» que presenta el encierro en este penal. Más que criticar el emplazamiento, se refiere a las condiciones de custodia de los internos, no homologables, afirma, a las de los CIEs.

El informe se produce después de la visita que los pasados días 23 y 24 de noviembre realizaron a la cárcel archidonesa dos técnicos de la institución, que actualmente dirige Francisco Fernández Marugán.

En el documento, el Defensor da la de cal y la de la arena. Pues además de destacar las condiciones del presidio sobre las de los actuales CIE, reconoce el esfuerzo de los funcionarios de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras para habilitar estas dependencias. Además, y aunque manifiesta sus «dudas» sobre la idoneidad de que se emplee para albergar inmigrantes, sí afirma que resulta «relevante» que el centro no haya iniciado aún su actividad penitenciaria.

Pero tras la visita, el Defensor sí observa que no todos los servicios de la cárcel se encuentran operativos, «incluso algunos elementales». Una circunstancia que achaca a la «premura» en la apertura de unas instalaciones que llevan terminadas desde 2013 pero sin que el Gobierno haya podido ponerlas en uso hasta ahora.

Así, relata cómo los internos permanecen en el patio desde el desayuno hasta la cena, exceptuando sólo la hora de la comida, sin poder pasar al resto de zonas comunes, incluidos los baños. Una ausencia de horarios y actividades que, dice, favorecen los incidentes entre los inmigrantes allí recluidos.

La Oficina del Defensor también constata carencia de atención sanitaria suficiente o de información sobre normas mínimas de funcionamiento del centro. Igualmente, carga contra la ausencia de privacidad en las comunicaciones que realizan los familiares, pese a que se desarrollan en locutorios cerrados con mamparas aislantes de cristal.

Asimismo, asegura que resulta negativo para la normalización de la convivencia el hecho de que la gestión directa con los inmigrantes la realizan agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) con su uniforme e instrumentos habituales.

En el documento se cuestiona asimismo que no conste en los autos de autorización de internamiento dictados por los órganos judiciales el lugar exacto donde se produjo la detención de los argelinos, y que en su gran mayoría tampoco se valore que el ingreso se iba a hacer en unas instalaciones con carácter penitenciario atribuido.

Por ello, el Defensor realiza una serie de sugerencias, entre las que pide que se realice «de manera inmediata» un reconocimiento médico de todos los internados en Archidona, se establezca asistencia sanitaria las 24 horas. También que se garantice la sustitución de vestuario (la presidenta de Málaga Acoge denunció esta semana que no podían cambiarse de muda) o establecer un horario diario de actividades, además de mejorar las condiciones en que los internos se comunican con sus familiares.