El supuesto agresor de Málaga fue detenido por la Policía Nacional y puesto a disposición judicial
El supuesto agresor de Málaga fue detenido por la Policía Nacional y puesto a disposición judicial - ABC
ABUSO SEXUAL

Detenido en Málaga por abusar de una amiga borracha en una fiesta

La víctima y su supuesto agresor eran también compañeros de trabajo y estaban en una casa rural en Almáchar

MÁLAGAActualizado:

Eran amigos y compañeros de trabajo. Estaban en una casa rural de la localidad de Almáchar (Málaga) en una fiesta a principios de enero. Según la denuncia de la presunta víctima, había ingerido alcohol y se sintió indispuesta. Su supuesto agresor, que era un amigo de confianza, la acompañó a una habitación donde se pudiera relajar.

En un momento dado, según manifiesta la denunciante, fue agredida sexualmente por su amigo. Se habría aprovechado, según el testimonio de la chica, de su estado de inconsciencia, debido a los efectos del alcohol, para abusar de ella sexualmente. El varón de 24 años fue detenido y puesto a disposición judicial.

En el relato de los hechos, la chica denuncia una agresión en la que el hombre la habría penetrado sin su consentimiento expreso. La denuncia se presentó en la comisaría provincial de la Policía Nacional de Málaga, ya que los dos implicados en este supuesto caso de abuso sexual son naturales de la capital. La mujer acudió primero a la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) para recibir asesoramiento. Estaba desconcertada. «Es una chica joven y no sabía muy bien qué hacer», explican fuentes de la investigación.

Al final decidió interponer denuncia. El hombre fue arrestado por los agentes de la Policía Nacional. La UFAM fue la unidad que se hizo cargo de la investigación. Tomó declaración al presunto agresor antes de pasarlo al juzgado. Las pesquisas se iniciaron con la denuncia de la mujer al comunicar que había sufrido abusos sexuales.

El presunto agresor habría reconocido los hechos en hablando con la chica. Según la Policía Nacional, ambos mantuvieron unas conversaciones, a través de un servicio de mensajería móvil, en las que el investigado reconocería los hechos. El intercambio de mensajes entre los dos habría quedado registrado y estarían a disposición de los investigadores. Se investiga la comisión de un delito contra la libertad e indemnidad sexual.