ESTAFA

Estafaron medio millón de euros con falsas promociones de viviendas desde Málaga

La Policía Nacional ha detenido a cinco personas en Marbella tras la denuncia de varias personas que avisaron de un posible fraude en Mijas

MARBELLAActualizado:

Les vendían la casa de sus sueños, pero nunca llegaban a construirla. La Policía Nacional ha detenido en Marbella (Málaga) a cinco personas –cuatro hombres y una mujer– por una supuesta estafa de más de 500.000 euros con falsas promociones de viviendas a través de Internet. Según las pesquisas, los investigados anunciaban en páginas web inmobiliarias la venta sobre plano de inmuebles a un precio muy atractivo en varias localidades del país, como Alhaurín el Grande y Mijas en Málaga, Punta Umbría (Huelva), Alcalá de Guadaira (Sevilla) o Madrid. Viviendas soñadas con las que consiguieron engañar a casi un centenar de víctimas.

La investigación se inició con la denuncia de varios ciudadanos que habían adquirido una vivienda correspondiente a una promoción en venta en Mijas. Estaba anunciada en portales inmobiliarios en Internet y detectaron que podía ser un fraude. Los denunciantes coincidían en que, tras entregar un dinero en concepto de reserva del inmueble la empresa dejó de atenderles. Pagaron a la organización entre 5.000 y 10.000 euros y el supuesto comercial de la empresa anunciadora dejó de mantener contacto con ellos.

Sólo en la provincia de Málaga hay más de 20 víctimas con un montante económico defraudado superior a 100.000 euros, ingenuos compradores en dos promociones en las localidades de Mijas y Alhaurín el Grande. El máximo responsable de la trama estaba en Marbella. Se ha constatado su presunta implicación en estafas relacionadas con otras promociones ficticias de viviendas en Punta Umbría (Huelva), Alcalá de Guadaira (Sevilla) y Madrid.

Cinco detenidos

El hombre de 37 años y español, estaba siendo buscado por varios juzgados de España, constándole al menos ocho órdenes de búsqueda y detención por hechos similares. En el transcurso de la investigación han sido detenidas un total de cinco personas por su presunta responsabilidad en los delitos de estafa y falsedad documental. La utilización de empresas y testaferros, así como de múltiples cuentas bancarias, ha dificultado la investigación.

En el registro domiciliario se ha intervenido ingente documentación, planos, contratos y documento de reserva, de al menos 40 víctimas. De las gestiones practicadas se ha logrado paralizar varias cuentas bancarias, con un montante económico superior a los 36.000 euros, relojes de alta gama y diversa documentación.

Modus operandi

Los estafadores buscaban un solar en venta en un lugar atractivo donde realizar la supuesta promoción inmobiliaria. Para obtener datos del suelo, contactaban con los vendedores reales del mismo, interesándose por su compra, al fin de obtener información urbanística del terreno como metros edificables, número de alturas, tipo de viviendas a construir o datos del responsable. Una vez obtenidos estos datos del vendedor real, truncaban la venta y perdían el contacto con el dueño del suelo.

A continuación, los investigados obtendrían planos de promociones reales de otras localidades que adaptarían al tipo de promoción que iban a ofertar, así como contratos y documentación de obra falsos. En última instancia insertaban las promociones en portales especializados del sector inmobiliario en Internet, facilitando los teléfonos de contacto del supuesto comercial de la empresa que gestionaba la venta.

Es a quien llamaban las víctimas. Se les informaba de las condiciones de la vivienda, bien a través del teléfono o por correo electrónico. Una vez los estafados obtenían planos de las viviendas, el «comercial», mediante diversas argucias, acababa ganándose su confianza e instando a estas para que ingresaran una señal en las cuentas bancarias facilitadas para así reservar la vivienda, ya que supuestamente había muchas personas interesadas en la soñada propiedad. Una vez recibido el dinero de la reserva de la vivienda o el pago total de la misma –en algunos casos–, los responsables de los hechos desaparecían y no volvían a atender las llamadas de las víctimas.