Estudiantes extranjeros de español en una academia de Málaga
Estudiantes extranjeros de español en una academia de Málaga - SUR
TURISMO

Los estudiantes de español generan 110 millones al año

La mitad de los extranjeros que cursan nuestro idioma en España recala en Andalucía

MÁLAGAActualizado:

Andalucía es un destino preferencial dentro de España para aprender nuestro idioma. Los estudiantes de otros países, como Brasil, Alemania o Japón, buscan las escuelas acreditadas por el Instituto Cervantes para instruirse no sólo en el manejo lingüístico, sino también para conocer la extensa oferta cultural. La Asociación de Escuelas de Español para Extranjeros de Andalucía (AEEA) maneja a través de estos estudiantes un volumen de negocio de 110 millones euros anuales. Las 33 escuelas asociadas que computan atraen al año a 50.000 personas a la región, siendo Málaga con 13.000 estudiantes la que más abarca. Andalucía recibe la mitad de los visitantes que vienen a España para este fin.

Estos alumnos suelen estar en cursos que duran una media de tres semanas con un gasto medio de entre 2.000 y 2.500 euros por persona. En Andalucía hay escuelas asociadas en Sevilla, Málaga, Granada y Cádiz.

En total, uno de cada tres centros acreditados está en Andalucía. El Instituto Cervantes tiene acreditadas este año en Andalucía un total de 48 escuelas, pero todas no están adscritas, por lo que los números son en realidad mayores.

Son lugares donde no sólo se aprende un idioma. «En las escuelas gestionamos desde su llegada al aeropuerto, transfers, actividades complementarias, visitas turísticas, estancias, gestión de visados y una larga lista de necesidades que tiene el alumno en su día a día», explica a ABC José Casero, presidente de la AEEA. Todo ese tipo de actividades y necesidades son evaluadas cada año por el Instituto Cervantes para conceder la acreditación, sin la cual no se puede pertenecer a la asociación. «Diariamente se organizan, por ejemplo, visitas desde Málaga a Sevilla, Granada o Cádiz», señala Casero.

Desde que se expandiera este tipo de concepto, el sector se ha convertido en un negocio de éxito. «El 95 por ciento de los alumnos que vienen a estudiar acaban repitiendo. Al final, se convierten en embajadores de Andalucía, «publicitando» nuestros productos.

Esto hace que estos centros sean para la Junta de Andalucía una de las puntas de lanza para el comercio exterior. «El alumno que viene se enamora de nuestra gastronomía y luego quiere comprar sus productos en su país de origen», señala Vanessa Bernal, consejera delegada del programa andaluz Extenda, que remarca la contribución que estos «embajadores» realizan para que, por ejemplo, la región sea líder en venta de aceite de oliva y tenga el mayor crecimiento en la comercialización de este producto en lugares como China o India. «Japón es la segunda potencia mundial de flamenco después de España», remarca Bernal, que lo achaca a que los estudiantes vienen «y luego buscan esas experiencias en sus países».

La Junta marca como retos para el futuro profundizar en la atracción de estudiantes de países como China o Brasil, donde crecen las exportaciones andaluzas con ritmos del 50 o el 60 por ciento. «Si nos llega un 1% de los alumnos chinos sería un éxito rotundo con clara repercusión futura», zanja Bernal.