La gitana de Invader en la fachada del Palacio Episcopal
La gitana de Invader en la fachada del Palacio Episcopal - ABC
ARTE

El fiscal quiere arrancar los grafitis de Invader en edificios de Málaga

Advierte la comisión de un posible delito contra el patrimonio histórico artístico por parte del director del Centro de Arte Contemporáneo, Fernando Francés, y el artista galo

MÁLAGAActualizado:

La Fiscalía de Medio Ambiente ve un presunto delito contra el patrimonio histórico artístico la «invasión» de Málaga. La actuación que a finales de mayo de 2017 el artista callejero Invader (Francia, 1966) llevó a cabo colocando 29 obras en diferentes zonas de la ciudad. Algunas de ellas se situaron en edificios protegidos por la Junta de Andalucía como Bien de Interés Cultural (BIC). Fue el caso del pulpo en una de las fachadas del Palacio de Salinas o la gitana en el Palacio Episcopal, que desató la polémica por la denuncia de la autoridad religiosa, pidiendo que se debía proteger el monumento. La Fiscalía argumenta ahora que los mosaicos «fueron colocados sin consentimiento de los titulares de los edificios» y, por esta razón, se querella contra el propio artista y contra el director del Centro de Arte Contemporáneo (CAC), Fernando Francés, por traerle «con invitación y previo concierto».

De este modo, se solicita al juzgado que autorice al Seprona a investigar la identidad de Invader. Nunca revelada. Invader es uno de los artistas de culto callejeros, como Banksy o Bleck Le Rat, a los que no se les conoce su identidad real. El Ministerio Público solicita averiguar su identidad y que se tome declaración a imputados, testigos y peritos. Es el Seprona la unidad que lleva meses investigando la «invasión», tras el requerimiento formal del Obispado ante el Ayuntamiento de Málaga y la Consejería de Cultura de Andalucía para la retirada de la gitana de la fachada porque «no había recibido ninguna notificación al respecto ni petición de permiso».

Algo que, por otra parte, es innato a la obra de este autor y uno de los alicientes que se han protegido en ciudades como París. Sus «invasiones» están repartidas por más de 71 ciudades del mundo, creando conflicto con la legislación y aglutinando una legión de seguidores. Sin embargo, el Obispado pone en duda la calidad artística de esta obra. «La fachada del Palacio, catalogado como Bien de Interés Cultural y protegido por el artículo 19 de la Ley 14/2007 de Patrimonio Histórico de Andalucía, no es un lugar apropiado para ello», argumentó el Obispado.

La Delegación Territorial de Cultura de la Junta de Andalucía solicitó al Ayuntamiento de Málaga la retirada de 15 de los 29 mosaicos de las fachadas de distintos inmuebles integrantes del BIC del Conjunto Histórico de Málaga, teniendo dos de ellos la consideración de Monumento Histórico: el Palacio Episcopal y el Palacio de Salinas. Se indicaba que las actuaciones eran «ilegales de acuerdo con la Ley del Patrimonio Histórico de Andalucía».

Artista consagrado en el mundo, no es percibido como tal en Andalucía. La polémica no impide que los seguidores de Invader sigan buscando sus mosaicos, que son parte de un juego. Cada captura se gana una puntuación. En Málaga hay 1.020 puntos. El mundo de este artista rememora el juego «Space Invaders» de 1978, de ahí que las obras sean mosaicos «pixelados», con la estética de aquella invasión extraterrestre de videojuego. Cada obra en las calles de Málaga tiene un valor de entre 100.000 y 150.000 euros.