Cuartel de la Guardia Civil de Nerja, donde es jefe de puesto
Cuartel de la Guardia Civil de Nerja, donde es jefe de puesto - G. MAPS
ATROPELLO

El guardia civil atropellado en Nerja está grave, pero consciente

El teniente estaba en un control en el momento del accidente, está estable en la UCI con una lesión postraumática en la pelvis

MÁLAGAActualizado:

El teniente de la Guardia Civil de Nerja sigue ingresado tratando de recuperarse de sus heridas, tras el atropello que sufrió este martes. El parte médico revela que Andrés P. «está consciente, estable dentro de la gravedad» de su situación clínica. Se encuentra ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Regional «Carlos Haya» de Málaga, donde fue trasladado desde el hospital comarcal de La Axarquía en Vélez-Málaga. Centro en el que ingresó en un primer momento y en el que pasó la noche en observación.

Los servicios sanitarios confirman que tiene «una lesión pélvica postraumática», como consecuencia del atropello que sufrió el martes sobre las 13.10 horas de la tarde en una rotonda cerca de la playa de Burriana en Nerja, localidad donde era jefe de puesto a sus 28 años desde hacía apenas unos meses.

Según el reporte inicial hecho a la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga sobre lo sucedido, el agente tenía fracturas en las piernas y la cadera. Sin embargo, tras ser revisado en Urgencias del hospital de Vélez-Málaga se descartó que tuviera heridas en la pelvis, según informaron a ABC los propios servicios sanitarios. El último parte conocido vuelve a situar la zona dañada en la cadera del agente, que estaba de servicio en el momento del accidente.

Durante la jornada del martes, se les estuvieron practicando diferentes pruebas para saber el alcance real de las lesiones que presentaba. Los servicios médicos comunican que no ha sido intervenido quirúrgicamente tras ser trasladado al hospital regional de la capital.

Se encontraba realizando un control rutinario cuando el vehículo de un vecino se le vino encima. Al lugar de los hechos se desplazaron los servicios médicos, que lo atendieron en una primera instancia y los trasladaron al hospital más cercano. Al lugar también acudió, al ser activados por Emergencias 112, la Policía Local y la Guardia Civil, que se hizo cargo de las diligencias previas de la investigación. Se determinó que se había tratado de un «accidente fortuito».