Vista parcial de la parcela de Estepona perteneciente a la Casa Real de Arabia Saudí
Vista parcial de la parcela de Estepona perteneciente a la Casa Real de Arabia Saudí - ABC
MÁLAGA

Indulto para miles de viviendas de Estepona que habían quedado bloqueadas

Entre los primeros afectados, hasta un proyecto de la casa real saudí en la localidad malagueña

MálagaActualizado:

Aunque aprobado definitivamente en 2015, en aquel interregno en el que Susana Díaz no lograba sacar adelante su investidura, las restricciones urbanísticas del Plan de Protección del Corredor Litoral andaluz ahora tumbado definitivamente por el Tribunal Supremo comenzaron a cernirse sobre los ayuntamientos costeros en 2012, cuando se anunció su redacción.

Curiosamente, habían transcurrido escasos meses desde que las elecciones municipales de 2011 hubieran teñido de un azul intenso el mapa andaluz. De una forma preponderante, además, en lo que a la franja marítima de la región se refería. Por ello, desde muchos municipios se interpretó la norma como una injerencia de marcado talante político.

Entonces, desde todos los consistorios populares que se veían afectados por el decreto se anunciaron cifras de paralización de inversiones que parecían dramáticas. Estepona, por ejemplo, veía peligrar 16.751 viviendas. Y, entre ellas, un ambicioso y señero proyecto liderado por la casa real saudí, que promueve una urbanización de lujo con casi 1.500 viviendas, hotel y campo de golf en este municipio.

Afortunadamente para los alcaldes, la tramitación del decreto fue suavizando sus restricciones. De tal modo que ya en 2013 se anunciaba una drástica bajada del número de proyectos que se iban a ver afectados. Entre los «indultados» entonces, el de los reyes árabes. Pero en muchos municipios la normativa seguía viéndose como un freno a la inversión y por tanto a la creación de empleo. Sólo en la provincia de Málaga, serían más de 7.000 viviendas proyectadas las que quedaban bloqueadas.

«Lo ocurrido con este plan es un claro ejemplo de la precipitación con que se toman demasiadas medidas», se queja el alcalde de Estepona, José María García Urbano, que habla de «prisas innecesarias que terminan abocando a defectos de forma».

El presidente de los urbanizadores andaluces, Ricardo Arranz, se queja por su parte de las oportunidades perdidas por una administración que, aduce, no termina de ver las posibilidades que le ofrece los cerca de 1.000 kilómetros de costa con que cuenta Andalucía. Una región que, dice «puede ser el mejor destino de Europa», pero si en lugar de restringir imita las medidas que se están tomando en otros puntos del orbe.