Caracolas en el colegio Jardín Botánico de Mijas
Caracolas en el colegio Jardín Botánico de Mijas - J.J.M.
EDUCACIÓN

La Junta condena a 300 niños a caracolas por construir el colegio en suelo privado

El centro Jardín Botánico de La Cala de Mijas tiene bloqueada su ampliación desde hace diez años por problemas con la ordenación del suelo

MIJASActualizado:

Los niños no saldrán de las caracolas mientras permanezcan en el colegio Jardín Botánico de La Cala de Mijas. Es así de simple y todo responde a un problema de ordenación del suelo. La solución a los barracones requiere de la construcción de una nueva zona de aulas y equipamientos, que no se puede hacer. La ampliación del centro está «bloqueada», como reconoció en el último pleno del Ayuntamiento de Mijas –el pasado jueves– el concejal de Urbanismo, Andrés Ruiz (Cs). La Junta de Andalucía ha condenado a 300 alumnos de este centro a vivir hacinados en barracones de chapa desde su construcción en 2006. «Es un colegio sobre una parcela privada, que además parte de esa parcela es zona verde», explicó Andrés Ruiz.

Este hecho, según el Consistorio, lleva a que el centro educativo tenga unas singularidades, desde el punto de vista urbanístico que, ahora mismo, «hacen inviable que la Junta pueda plantear una ampliación digna», como remarcó el edil de Urbanismo. Andrés Ruiz lamentó que el gobierno andaluz se vea obligado «a recurrir a las aulas prefabricadas» para atender todas las demandas de plazas que existe en esta zona del municipio.

Y con ese problema convive más del 50 por ciento de los 600 alumnos que tiene el colegio Jardín Botánico de Mijas. En caracolas esperan a una solución para acceder a una educación de calidad, sin barracones. Desde hace 10 años hay planteada una ampliación, a la que se le va dando largas con los años ante la imposibilidad de acometerla. Pasa el tiempo y no se hace nada, sólo se instalan aulas prefabricadas para dar cobertura. Los padres demandan mejoras y la oposición de Mijas pide una solución, ante la que el gobierno municipal, en el que participan Ciudadanos y PSOE, está impotente. «El bloqueo urbanístico que existe ahí deviene por la titularidad de la parcela. Es privada y, además, está embargada», subrayó Ruiz, como el colmo de los males que recaen sobre este centro.

Sin embargo, el Consistorio apunta a una posible solución a largo plazo para poder eliminar la paralización. «Eso es un equipamiento que, al final, se tendrá que ceder al Ayuntamiento con el correspondiente aprovechamiento que se reconoce al titular del terreno», remarca el titular de Urbanismo. Otra solución planteada sería la construcción de un nuevo colegio en La Cala de Mijas, también demanda por los padres y que, hasta ahora, está sin efecto, pese a existir terrenos en este núcleo destinados a uso educativo en el Plan de Ordenación Urbana (PGOU).

Desde el Partido Popular se cuestionan cómo se ha llegado hasta este punto. Los populares, que ejercen la oposición en el municipio, señalan que no se entiende como se permitió, por parte del PSOE –gobernaba en 2006–, la construcción de un colegio público en una parcela privada y zona verde. Muestran sus sospechas sobre las posibles oscuras razones por las que se construyó el colegio en un área privada y apuntan a que el centro educativo no pudo tener licencia de obra, ya no se hizo una cesión de los terrenos, y tampoco una licencia de apertura para su actividad.