Humedades en una de las estancias
Humedades en una de las estancias - ABC
JUSTICIA

El juzgado que destapó «Malaya» vuelve a inundarse

La Junta de Andalucía ya repara los daños, que fueron descubiertos el lunes por la mañana, cuando los empleados volvieron a trabajar

MARBELLAActualizado:

Las lluvias del fin de semana han vuelto a dejar una vieja estampa en los juzgados de Marbella. Fue durante el pasado fin de semana. Tras una jornada de reyes soleada, el cielo comenzó a descargar agua sobre la Costa del Sol y en Marbella, uno de los puntos que más problemas suele presentar cuando hay tormentas, se inundó una de las tres sedes de los juzgados. Concretamente aquella desde la que se destapó «Malaya». No es la primera vez, pero hacía tiempo que el Poder Judicial en la ciudad no se enfrentaba a un problema de este tipo. «Ha habido una inundación en la sede de los Juzgados de Marbella sita en la avenida Mayorazgo», comunicaba a ABC el decano de los jueces de Marbella, Ángel Sánchez.

El problema ha afectado a los Juzgados de Instrucción, Fiscalía de Área y al Instituto de Medicina Legal. La inundación fue detectada el pasado lunes 8 de enero, cuando los trabajadores volvieron a la sede judicial. Se encontraron con cuatro plantas del edificio, pertenecientes a los Juzgados citados y la Fiscalía, aún con importantes humedades. El agua había campado a sus anchas, chorreado por las paredes, anegado estancias y destrozado los techos de algunas de las zonas. Archivos, documentos y material electrónico se vieron afectados. «La Junta de Andalucía ha iniciado ya las actuaciones para la reparación», apunta el decano de los jueces de Marbella.

Las deficiencias de la institución en la ciudad son históricas. En la sede del Decanato del Juzgado de Marbella «huele a las aguas fecales» y los despachos están en semisótanos donde se han podido encontrar, incluso hongos «como champiñones» en los documentos archivados. «Se fumiga cada 15 días y se echa raticida cada mes», apunta el decano, que señala que cuando va llegando el momento aparecen las cucarachas y los restos que dejan los roedores. «En sala se ha visto algún que otro expediente mordisqueado», recuerda Sánchez, que tiene su despacho en uno de esos sótanos.

La situación llevó al decano del Colegio de Abogados de Málaga, Francisco Javier de Lara, a catalogar las instalaciones de «tercermundistas». Los jueces de Marbella piden un Palacio de Justicia que aglutine las tres sedes y elimine este tipo de problemas. La clave está en una de las propiedades embargadas a Juan Antonio Roca, considerado el cerebro de «Malaya». La Junta no quiere construir un edificio nuevo y esta parcela alberga dos estructuras de 15.000 metros cuadrados que ahorrarían todos los procesos de cimentación y levantamiento del inmueble.

Ambos edificios necesitan que el Juzgado de «Malaya» –la macro causa pasó a la sección primera de la Audiencia Nacional– los ceda al Consistorio como parte de la compensación económica que corresponde al municipio por el saqueo. Luego el Ayuntamiento lo cedería a la Junta para su rehabilitación y la creación de un Palacio de Justicia.

La propuesta acabaría con los problemas actuales de inundaciones o plagas y sería un cuantioso ahorro para Consejería de Justicia. Según los datos del Decanato, en la actualidad el gasto corriente se va casi al millón de euros anual. La Junta sólo tiene una de las sedes en propiedad. Las otras dos son alquiladas por un precio anual de 535.000 euros. A eso hay que sumar todos los gastos corrientes, vigilancia y servicios o el de paquetería –según Ángel Sánchez–.