Protesta de padres en Marbella por el problema de los comedores escolares
Protesta de padres en Marbella por el problema de los comedores escolares - ABC
EDUCACIÓN

Padres de Marbella protestan para que Educación no imponga un cáterin en el colegio a sus hijos

Los comedores escolares de varios centros educativos de la ciudad malagueña corren riesgo de ser privatizados y quedarse sin cocineros por la imposibilidad de contratar personal

MARBELLAActualizado:

La falta de cocineros en los comedores escolares de tres colegios de Marbella es una complicada dificultad legal. Los padres no quieren que sus hijos sean alimentados con uno de los cáterin concertados que impone la Junta de Andalucía. Desean que la comida se siga haciendo en el colegio, pero hay un problema de personal de enquistada resolución. Faltan cocineros y cada vez se hace más complicado prestar el servicio.

La salida se antoja sencilla: contratar personal. Sin embargo, ese es el principal problema, porque nadie puede hacerlo. Y en esas los padres protestan y se quejan, sabedores de que hace falta un marco legal que devuelva los cocineros a los fogones de los colegios Vicente Aleixandre, Rafael Fernández-Mayoralas y Juan Ramón Jiménez.

El Gobierno andaluz cedió la gestión de este servicio al Ayuntamiento de Marbella, que ha estado manteniendo los tres comedores hasta que ha sido posible. Sin embargo, cuando faltó personal y se dispuso a contratarlo, la Intervención General del Consistorio puso un reparo contra esta incorporación. Le dijo al equipo de gobierno que no podía emplear a profesionales para prestar un servicio que no era competencia suya, que debía ser la propia Junta la se hiciera cargo de esas contrataciones. Pero la Consejería de Educación había cedido el servicio y la solución que se buscó fue implantar uno de los cáterin concertados. Un proceso de privatización que ya ha arrancado en uno de los colegios.

700 familias

Esto encendió a los padres. «Más de 700 familias nos sentimos engañadas», explican los padres de las tres asociaciones de progenitores (Ampas) afectadas. Y es ya se ha dado el primer paso para eliminar este tipo de comedores. Según los padres, se ha iniciado el proceso de licitación para eliminar el comedor con personal de cocina del colegio Juan Ramón Jiménez. Informan de que arrancó el pasado 23 de marzo de 2018 y que supone prescindir de los tres cocineros actuales y «sustituirlos por un sistema de cocina in situ, de facto, el primer paso al catering».

Esto pese a que no se haya dado información sobre ese proceso de privatización en el pleno municipal del pasado 28 de marzo, ni en la reunión celebrada el 2 de abril con la alcaldesa de Marbella, ni en la reunión del 13 de abril con la Delegación de Educación, ni en la asamblea de familias celebrada el 19 de abril –denuncian las Ampas–. Por eso han protestado esta mañana del viernes para «exigir que se pare ese proceso de licitación», que arrancó antes de que todos los representantes públicos los recibieran para buscar una salida al problema.

Privatización

El Ayuntamiento de Marbella pidió el pasado 2 de abril, con la privatización por parte de la Junta comenzada y tras reunirse con los afectados, «una solución definitiva» en forma de convenio que diera amparo legal a la actual cesión y poder levantar el reparo de la Intervención municipal para llevar a cabo las contrataciones. La Junta contratacó exigiendo un informe de «no duplicidad» y otro de «competencia impropia» para acordar el marco legal.

Exigencias ante el Ayuntamiento que le hizo saber a los padres la propia delegada de Educación de la Junta de Andalucía en Málaga, Patricia Alba, que no les contó que uno de los comedores había comenzado a privatizarse semanas antes. En esa reunión estuvo también el jefe de planificación de la delegación de Educación, Marcelo Gaitán, que se comprometió junto con la delegada a poner por escrito las peticiones para el Ayuntamiento, sin mencionar tampoco –según los padres– la licitación del servicio puesta en marcha en uno de los colegios.