Francisca Caracuel
Francisca Caracuel - ABC
MOCIÓN DE CENSURA EN MARBELLA

El PP se reivindica ante las acusaciones: «No somos una mafia»

El PSOE les llamó «corruptos» e Izquierda Unida los tachó de «mafia» tras conocerse la moción de censura

MARBELLAActualizado:

El Partido Popular de Marbella está negociando con los independientes de San Pedro (OSP) para volver a gobernar la ciudad. Los populares se resisten a dar fechas sobre la firma de la moción, que se espera –según adelantaba OSP– que sea el lunes o el miércoles de esta semana. Para ello, al menos 14 de los 15 concejales que tienen los dos grupos deberán estar presentes para rubricar el acuerdo delante del secretario general del Consistorio. Ambas formaciones están «ajustando el acuerdo», como afirmó Francisca Caracuel, concejala del PP en la ciudad en la mañana del domingo, que añadió que «el PP no eludirá su responsabilidad con Marbella».

Caracuel quiso contestar a las acusaciones vertidas el sábado por el PSOE, que les llamó «corruptos», e Izquierda Unida, que tachó a los populares de ser una «mafia». «Es el PSOE el que tiene concejales en la cárcel por Malaya y el que apoyó la moción de censura de 2003 dentro del GIL», aseguró Francisca Caracuel, que añadió que el PP «no es una mafia». «La mafia era la que pagó al alcalde de Izquierda Unida en Casares», sentenció la edil popular. 

PP y OSP ya negociaron una moción de censura hace dos semanas, que no salió adelante. Los independientes apostaron por seguir con el tripartito en base a las promesas del alcalde socialista, José Bernal, al consejo consultivo de OSP de 128 puestos de trabajo en la Tenencia de Alcaldía de San Pedro y llegar a los 258 empleos para este núcleo de población con planes municipales. Sin embargo, fue la promesa incumplida de no plegarse a Podemos –tiene la llave del gobierno– es lo que ha hecho saltar aquel acuerdo por los aires. La «amenaza» de la formación morada –según OSP– de no aprobar los presupuestos tras un desencuentro con la gestión de la zona azul ha hecho revivir la moción de censura.

El pasado viernes a las 23.00 horas el consejo consultivo de OSP decidió romper el pacto sellado en 2015. Los 31 miembros (secretos) de este organismo interno decidieron con 20 votos a favor cambiar al alcalde de Marbella. La elegida será Ángeles Muñoz, que ya fuera alcaldesa de la ciudad entre 2007 y 2015, con dos mayorías absolutas que devolvieron la estabilidad a un municipio que venía de disolver su corporación municipal en 2006, tras la explosión de la operación «Malaya».

En el trasfondo de todo están las aspiraciones independentistas de OSP. San Pedro tiene una demanda histórica de segregación, inmersa en un pleito desde hace más de 30 años, que imposibilita separar este núcleo de población de Marbella. En ese punto, OSP quiere tener la mayor independencia posible, que pasa por aplicar el reglamento de distritos que planteó el tripartito. Esta normativa dotaría a la Tenencia de Alcaldía de San Pedro de potestad para gestionar su propio presupuesto sin dar explicaciones a Marbella. La posibilidad de manejar esos 18 millones de euros sin mediación del Consistorio –sólo posible con el presupuesto que Podemos no quiere aprobar– ha sido determinante para inclinar la balanza hacia el PP.