Manifestación en Málaga para que el palacio no salga a concurso público
Manifestación en Málaga para que el palacio no salga a concurso público - SUR
MANIFESTACIÓN

Tambores y saltimbanquis para que no se recupere el palacio «okupa» de Málaga

El colectivo que ahorcó la bandera de España y organizó una charla con miembros del Grapo se manifestó para evitar que haya un concurso público sobre la gestión del edificio

MÁLAGAActualizado:

Ha sido una explosión de color para hacer mucho ruido en contra de un acuerdo en el pleno municipal de Málaga. Los tambores, bailes, saltimbanquis y silbatos acompañaron al grito de «La Invisible se queda», en medio de una manifestación que no paró la lluvia. Según la Subdelegación de Gobierno, fueron 1.500 personas las que pidieron el sábado, al borde del medio día, que el palacio de la antigua burguesía malagueña de 1876, «okupado» en 2007 en calle Nosquera por los fundadores de «La Casa Invisible», no sea recuperado por el Ayuntamiento de Málaga, que hasta ahora es el que paga las facturas de las polémicas actividades que allí se organizan.

A instancias de Ciudadanos, el Partido Popular aprobó en el pleno, gracias a la mayoría en la cámara que ambos forman en la ciudad, que la gestión del palacio saliera a concurso público. Se trata de acabar con el vacío legal que impera en el recinto, desde que el Consistorio aceptara con la Junta de Andalucía y la Diputación de Málaga una cesión, que no se había puesto en cuestión hasta la llegada de Ciudadanos al pleno. El inmueble era para la Fundación de los Comunes, creada para poder aceptar la cesión, y las facturas, como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), lo asumía la ciudad.

La tranquilidad se truncó con una polémica exposición en la que se hizo una horca con la bandera de España. En la misma muestra, se desplegó en la fachada la bandera de la dictadura comunista de Corea del Norte. La provocación llevó a Ciudadanos a pedir la regularización del edificio. Presentó al pleno una moción para sacar la gestión a concurso público, pero no se hizo nada. Las aguas se calmaron tras la polémica, hasta que volvieron a revolverse con un homenaje a miembros del Grapo que desveló ABC.

Homenaje a terroristas

El pasado sábado 17 de febrero estaba programado en este autodenominado «centro social y cultural de gestión ciudadana» una jornada reivindicativa con la que iban a celebrar el 82 aniversario del triunfo del Frente Popular en las urnas. Entre los invitados estrella estaban dos exmiembros de los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (Grapo). Banda terrorista que pretendía instaurar un estado socialista en España y cuya actividad se saldó con casi 90 asesinatos. José Balmón Castells y Carmen Cayetano eran presentados como «expresos políticos comunistas», pese a haber estado en prisión por dirigir el citado grupo terrorista.

El acto acabó suspendiéndose por la presión social, pero la reivindicación de cambiar la gestión de este espacio público volvió a cobrar fuerza. El PP aprobó la petición de Ciudadanos para sacar el palacio a concurso público. Y a esto reacciona el colectivo con una manifestación bajo la lluvia que pretende sumar apoyos para que todo se quede como está.

Se hace para pedir una solución en forma de cesión definitiva, pese a que, según el Consistorio, la Fundación de los Comunes no ha cumplido su parte del trato, que versaba en el mantenimiento de inmueble. Se plantaron bajo los paraguas en la puerta del Ayuntamiento gritando consignas y pidiendo no ser desalojados de este edificio municipal. Es el último episodio en un centro que nació con una patada en la puerta, a la que se dio un halo de legalidad y que sus polémicas actividades político-culturales han puesto en la picota.