El denunciante puso en manos de los tribunales el contenido de sus grabaciones
El denunciante puso en manos de los tribunales el contenido de sus grabaciones - ABC

«Me han amenazado con mandarme al hospital por la moción de censura de Aljaraque»

M.A., el denunciante del «caso Aljaraque», grabó conversaciones del presunto soborno

ALJARAQUE (HUELVA)Actualizado:

Asistió en calidad de asesor de Sí Se Puede Aljaraque a una reunión de mesa de camilla en la que se pusieron sobre la mesa los términos de un acuerdo para frenar la moción de censura que dos concejales de la formación morada habían suscrito con el PP para desbancar al PSOE en el municipio. El acuerdo de Casa Bernardino (lugar en el que se produjo el encuentro) contemplaba un puesto de trabajo para la mujer de uno de los ediles en la empresa Aguas de Huelva y una concejalía para el segundo. Después de aquello, M. A. comenzó a grabar conversaciones con todos los implicados y acabó poniendo el contenido en manos de los tribunales. Su denuncia de un presunto soborno, escuchas telefónicas incluidas, ha provocado una investigación judicial en Huelva con varios investigados por cohecho y tráfico de influencias que llevará ante la juez el próximo 20 de noviembre al secretario general del PSOE onubense, Ignacio Caraballo.

—¿Cuándo decide usted denunciar la presunta compra de concejales en Aljaraque?

—En enero de este año, cuando Pedro Escalante (edil de Sí se puede Aljaraque) me llama para contarme como acabó la tarde (la reunión) y me plantea unos cursos que iban a entrar en el Ayuntamiento, vestirlos para que yo los cogiera... La reunión de Casa Bernardino fue una reunión no prevista. Escalante nos llamó para convocarnos a una cita con una persona que venía desde el PSOE y otro desde IU. Resultaron que fueron José Luis Rodríguez por el PSOE, aunque es un alto cargo de CCOO y Juan Diaz, por la asamblea de IU, también de CCOO.

—Dando el paso y denunciando queda usted como el honesto del grupo de Casa Bernardino…

—No es algo de lo que me tenga que sentir orgulloso. Cuando están pegando a una mujer uno tiene que intervenir. Salvando el ejemplo, que no es el más adecuado, es clarificador. En este caso yo no quería pasar por ahí.

—¿Por cuestiones de conciencia o políticas?

—Ambas, siempre van ligadas.

—¿Ha recibido usted presiones/amenazas durante este tiempo?

—Directamente en una ocasión, que me dijeron que si seguía adelante iba a tener problemas y a arruinarme la vida. Y por otro lado, previamente a estas reuniones, uno de los concejales del PSOE y diputado provincial, Francisco Martínez Ayllón, me amenazó con mandarme al hospital.

—¿Cuándo fue esa amenaza?

—Fue antes de la reunión en Casa Bernardino, decía que íbamos a aliarnos con el PP y que habíamos hecho que una compañera suya tuviera problemas de salud. Decía que me iba a mandar al hospital como siguiera con este tema del PP.

—¿No se planteó usted entonces denunciarlo?

—Fue el desencadenante. Ocurrió en días posteriores a que insultaran a Pedro Escalante y Francisco Martín (también edil de Sí Se Puede) en el Pleno y fue lo que desencadenó que se llevara una moción para reprobarlo. Es el único concejal en Aljaraque reprobado por el Pleno municipal.

—¿Qué papel considera que ocupa el secretario general del PSOE de Huelva y presidente de la Diputación, Ignacio Caraballo, en este asunto?

—Lo tendrá que determinar un juez. Yo, por lo que he podido presenciar y por lo que he puesto a disposición del juzgado es quien de alguna manera interviene, viendo la imposibilidad de que se llegara a ningún tipo de acuerdo con el PSOE local e interviene mandando a un comisario político, que es José Luis Rodríguez.

—¿Quién lo presenta como representante del PSOE (a José Luis Rodríguez)?

—Se presenta él y lo presenta Pedro Escalante.

—La alcaldesa de Aljaraque ¿es una pieza más o una marioneta?

—La definiría como una marioneta pero sería una metáfora porque las marionetas no tienen conciencia, no tienen pensamiento y se dejan manipular. En este caso, ella podía haber dicho no y no lo dijo en ningún momento. De hecho, aunque se firma el acuerdo político en el despacho de la Diputación Provincial, la tarde se pasa en el Ayuntamiento de Aljaraque, y ella es conocedora de los términos del acuerdo porque se los transmite José Luis Rodríguez.

—La alcaldes no está citada ni como investigada ni como testigo en la investigación.

—No, no está investigada, tampoco Juan Díaz (IU), que estuvo informando en todo momento a Sebastián Rivero (portavoz municipal de IU en Aljaraque) de lo que estaba ocurriendo, según me comenta Pedro Escalante en las grabaciones, y tampoco ha asumido ninguna responsabilidad ni está imputado o citado.

—Las direcciones provinciales de los partidos que refiere se lavan las manos, ¿tiene una respuesta de porqué lo hacen?

—No tengo una respuesta para eso. Imagino que estarán esperando una resolución en la esfera judicial, pero políticamente en Aljaraque es como si no ocurriera nada, porque el Ayuntamiento lo manejan estos tres grupos, PSOE, IU y Sí se Puede Aljaraque.

—¿Qué esconde la llamada milla de oro de Huelva para que se quiera mantener el gobierno a toda costa?

—No creo que esconda nada, Aljaraque está en un distrito electoral con una buena población, ahora aumentan los concejales. Es determinante para la configuración luego de la Diputación de Huelva.

—¿El presunto soborno es sólo la punta del iceberg?

—No tengo conocimiento de si es la punta de iceberg…Hay cosas que no sé si están relacionadas o no, lo tendrá que determinar un juzgado. Yo he puesto en conocimiento lo que puedo probar, nada más y es de lo único que voy a hablar, de lo que puedo probar.

—Entiendo de sus palabras que tienen que salir más cosas a la luz…

—No sé si saldrán o no, si tira la justicia del hilo. Por lo pronto hay un informe de la Guardia Civil, que hemos leído en prensa, en el que se explica más o menos la forma de contratación fuera de la legalidad que presuntamente lleva a cabo del PSOE. Es un informe policial que tiene que recoger y darle salida la esfera judicial.

—¿Tiene usted miedo o temores por su futuro?

—No, el futuro se lo construye uno mismo, no depende de nadie. Si ponen trabas o se cierran puertas, se llama a otras puertas, y se saltan las trabas. No me preocupa en absoluto.

—¿Y pasar de denunciante a investigado?

—No, no me preocupa.