ENTREVISTA

Armando Rozados: «No hay derecho a que una herencia se la coma el impuesto de sucesiones»

Este asesor legal de la Asociación Stop Impuesto Sucesiones aconseja impugnar las valoraciones de la Junta porque son «irreales y disparatadas»

Armando Rozados es socio director del bufete A. Rozados & Asociados, en Sevilla
Armando Rozados es socio director del bufete A. Rozados & Asociados, en Sevilla - ABC
ANTONIO R. VEGA Sevilla - Actualizado: Guardado en: Andalucía

Los teléfonos del bufete A. Rozados & Asociados no dejan de sonar estos días. Este equipo de abogados de Sevilla, expertos en planificación de herencias y sucesiones, reciben decenas de llamadas de afectados por el polémico tributo que grava las herencias. Armando Rozados, especialista en Derecho Privado, es uno de los despachos que colaboran con la Asociación Stop Impuesto Sucesiones.

– El Defensor del Pueblo ha puesto en entredicho el sistema de la Junta de Andalucía para valorar herencias. ¿Este aviso supone un acicate más para impugnar las liquidaciones?

– Que un órgano independiente y objetivo diga, con argumentos tan sólidos, que la Junta está haciendo valoraciones irreales puede ser tener muy en cuenta en los tribunales. Abre una nueva vía de agua que se suma a las carencias e irregularidades que ya rodean a los expedientes de comprobación de los valores en el impuesto de sucesiones. El Tribunal de Reclamaciones Económico-Administrativas (Teara) está resolviendo en su contra porque no explica por qué da un valor a un bien. El valor real debe ser el que el mercado esté dispuesto a pagar, no el que diga la Junta.

– ¿Considera que los coeficientes multiplicadores que se aplican a los valores catastrales de los bienes inmuebles no se ajustan a la realidad?

«El Defensor del Pueblo ha abierto una nueva vía de agua a la Junta en el impuesto de sucesiones»
– Nunca. Ni siquiera se molesta en mandar a un perito para inspeccionar la vivienda. El Teara y los tribunales de lo contencioso nos están dando la razón en esto. Antes de la crisis se daban por buenos unos valores, pero llegó la crisis y éstos son disparatados. ¿Cómo puede decir la Junta que tu casa vale 300.000 euros si nadie te da más de 120.000? Fíjate hasta que punto es incongruente que tengo un cliente que ha heredado una finca valorada en un millón de euros y quiere entregarla para pagar la cuota del impuesto. Pero la Junta no acepta la dación en pago porque sabe que no vale eso.

– Su bufete asesora a varios afectados. Desde el Gobierno andaluz aseguran que sólo pagan los ricos. ¿Tiene muchos ricos entre sus clientes?

– Que va, ojalá. Tengo un cliente de La Algaba (Sevilla) que ha tenido que vender todo lo heredado de su hermano y le han quedado cero euros. No hay derecho a que una herencia se la coma el impuesto y no llegue a los herederos. El rico tiene instrumentos para planificar bien la herencia: tienen sociedades que están muy bonificadas. Esto no es un problema de ricos en absoluto. No tiene sentido que un hijo por heredar de sus padres pague 600.000 euros en Andalucía y si éstos hubiesen vivido en Madrid, cien veces menos. Se habla mucho de la igualdad pero hay otros derechos básicos de la Constitución Española que no se cumplen, como el artículo 31.1, que habla de un reparto igualitario de la carga tributaria, o el 39.1, que tiene como misión proteger a la familia. No se garantiza el derecho a recibir una herencia si hay que venderla para pagar impuestos. El tributo debe ser neutro, favorecer el relevo generacional y proteger el patrimonio de las familias. No es una transmisión lucrativa.

– Su despacho también se dedica a planificar herencias y testamentos. ¿Cómo se puede reducir la cuota del impuesto?

– No me gustan las fórmulas mágicas. Es absurdo empadronarse en Madrid. Hacienda que exige que vivas allí, va a controlar el consumo de agua, de luz, dónde vas al médico... Para bajar la factura, lo primero es hacer un testamento, que vale sólo 70 euros. El propio notario puede asesorarle. A través de la asociación nos llegan infinidad de casos de gente que está pagando una barbaridad por no estar bien informada y asesorada. Si hay un negocio familiar se puede crear una sociedad e ir transmitiendo en vida las acciones, que no tributan, a tus hijos.

Cuando fallece un abuelo, los padres pueden renunciar a la herencia que le toque en beneficio de sus hijos y pagar menos. Siempre hay que impugnar la comprobación de valores y después recurrirlo todo. Por último, una vez pagado el impuesto, estamos promoviendo un expediente de devolución de ingresos indebidos, primero ante la Junta, aunque lo vaya a rechazar, y luego en el Teara y en los tribunales para que un juez plantee una cuestión de inconstitucionalidad ante el Constitucional. Ese camino de hormiguitas se emprendió hace nueve años con las cláusulas suelo hasta que uno llegó y lo mandó al Supremo y otro a Europa y mira cómo ha acabado esto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios