Protestas de las guarderías a las puertas del Parlamento de Andalucía
Protestas de las guarderías a las puertas del Parlamento de Andalucía - RAÜL DOBLADO
EDUCACIÓN

Arrecian las críticas contra el decreto de guarderías

El líder del PP-A, Juanma Moreno se compromete a derogar el decreto-ley de Infantil si llega a la Presidencia

Podemos e IU insisten en que mercantilizan la educación infantil de 0 a 3 años mientras Cs insiste en su apoyo

SEVILLAActualizado:

El nuevo modelo de educación infantil para Andalucía que va a ser oficial a partir de este jueves nace sin consenso y con las más duras críticas de la oposición, incluyendo a Ciudadanos que suspende a la Consejería de Educación por cómo lo ha elaborado sin diálogo ni negociación, pero que va a apoyarlo porque lo contrario «afectaría a las familias y al empleo».

El coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, ha acusado al PSOE de romper la «regla de que la educación es un derecho y no un objeto de consumo». «Este decreto abre la veda al inicio del desmantelamiento de lo que queda de la red de guarderías públicas», ha dicho.

El líder de IU considera también que es grave que la gestión de las subvenciones que corresponde a la administración pública se conceda a la Agencia Pública Andaluza de Educación, un ente instrumental de la Junta que no tiene esa función.

La federación de izquierdas cree que el Gobierno andaluz, «comete un error de calado porque ha impulsado esta norma con una absoluta falta de diálogo con el sector y de previsión, con lo que ha iniciado un camino peligroso».

«Nos preguntamos si ese es el camino que va a seguir en el resto de las etapas educativas», ha señalado Maíllo, que ha tildado el decreto de «disparate» y ha lamentado la «precipitación».

Podemos

La portavoz adjunta de Podemos en el Parlamento andaluz, Esperanza Gómez, ha lamentado el papel de «socio sumiso» de Ciudadanos con el PSOE en relación a este «decretazo» con el que el Gobierno de Susana Díaz «consolida recortes por la vía del ordeno y mando».

Esperanza Gómez ha incidido en que, ante su «incapacidad para abordar cualquier cuestión con agentes políticos y sociales» y «amenazando el empleo de mujeres que han decidido emprender en esta tierra y de mujeres trabajadoras del sector de las escuelas infantiles».

Y es que, según ha insistido Gómez, pese a los «retoques cosméticos» que se le han aplicado en los últimos días, el decreto «ataca a los flancos más débiles de esta sociedad», y su aprobación va a tener «efectos perniciosos sobre las mujeres y las familias más vulnerables».

Las críticas de Ciudadanos

El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, tampoco se ha mostrado particularmente satisfecho con esta norma para las guarderías, si bien ha resaltado las mejoras aportadas por su formación y ha explicado que si no se aprueba, «tendría consecuencias para el empleo y las familias y eso también hay que decirlo».

Sin embargo, ha censurado a la Consejería de Educación con un «muy deficiente o cuanto menos insuficiente» porque no ha hecho bien su trabajo y no ha negociado esta norma ni con los partidos políticos ni con los agentes del sector.

«Si no se aprobara habría 110.000 familias que se quedarían sin bonificaciones para el curso que viene». Ha defendido que de lo que se habla es de un modelo de educación infantil, por lo que ha argumentado que prefiere el de Andalucía al de Podemos en Aragón de eliminar la concertada y la privada, o el del PP en Madrid de no bonificar a las familias.

El presidente del grupo de Ciudadanos también ha lamentado que la Junta no haya ejecutado un «mandato» del Parlamento a través de una enmienda de su partido que pedía que se creara una red de centros de 0 a 3 años, lo que en su opinión habría evitado que hubiera centros con vacantes y plazas vacías.