Roberto Macías, el extrabajador que denunció la caza de brujas
Roberto Macías, el extrabajador que denunció la caza de brujas - VANESSA GÓMEZ
TRIBUNALES

La Audiencia de Sevilla avala que hubo «caza de brujas» de UGT-A a sus antiguos empleados

Rechaza el daño infligido al sindicato por borrado de archivos y la mayoría de las pruebas aportadas por él por filtración de documentación

SEVILLAActualizado:

La Audiencia Provincial de Sevilla acaba de enmendar la plana a la federación regional de UGT en la «caza de brujas» que emprendió contra dos antiguos trabajadores del sindicato contra los que se querelló cuando afloraron las primeras irregularidades en la organización. La Sección Tercera del tribunal ha confirmado el archivo de la causa abierta contra el exempleado Laureano Conde por parte del juzgado de instrucción 13 de Sevilla.

El sindicato lo despidió y denunció por el borrado de archivos. La sala cuestiona que se hayan eliminado ficheros esenciales correspondientes a la contabilidad del sindicato toda vez que éste no ha concretado cuáles son, «lo que lleva a pensar que o bien los documentos borrados eran personales del denunciado o que su borrado no ha causado el menor daño», en contra de lo que dice UGT, según se desprende del auto al que ha tenido acceso ABC.

El caso del ex administrativo Roberto Macías es más peliagudo. El sindicato lo denunció por supuesta revelación de secretos y solicitó para él una pena de cuatro años de prisión. Macías recurrió en apelación el auto contra la apertura de juicio. La Audiencia ha estimado en parte su recurso, obligando a la instructora a seguir investigando y le insta a acceder a la petición de documentos que hizo el denunciado para acreditar que la información supuestamente filtrada estaba a disposición de «un gran número de personas».

La Sala niega la filtración del pago de una cena en un restaurante sudafricano el día que UGT despedía a 159 trabajadores

Entre otros documentos, la Audiencia pide a la juez instructora que solicite al juzgado de instrucción 9 de Sevilla, que investiga la supuesta trama de facturas falsas del sindicato, un informe de la Guardia Civil que contenía información contable de UGT-A en el ordenador de otro ex responsable del sindicato.

El tribunal afirma que sólo dos de los 13 documentos que UGT denuncia que han sido revelados por el extrabajador podrían afectar a la intimidad de ex responsables sindicales, entre ellos un extracto de la liquidación de la Visa Oro asignada al exlíder ugetista Manuel Pastrana en el año 2009.

En el auto, se pone de manifiesto que este ex administrativo de origen mexicano no pudo filtrar los movimientos bancarios de la tarjeta Visa de Pastrana emitidos por la entidad financiera el 31 de diciembre de 2012 porque fue rescindido su contrato el 30 de noviembre, es decir, un mes antes. En el aparecía el pago de 852 euros por una cena en un restaurante situado en el puerto de la ciudad sudafricana de Durban, especializado en pescados y mariscos (New Café Fish), el mismo día que el sindicato despedía a 159 trabajadores. Luego, «difícilmente pudo el recurrente apoderarse de esos documentos cuando estuvo trabajando como empleado en el sindicato», concluye la Audiencia.