Andalucía

La bonificación de los grados provoca un efecto llamada en el extranjero

La demanda de estudiantes internacionales para los másteres se incrementa un 44 por ciento gracias a la estrategia de reducir los costes

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez, en rueda de prensa
El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez, en rueda de prensa - EFE
S. BENOT /S. CABEZAS Sevilla - Actualizado: Guardado en: Andalucía

El Gobierno andaluz presentó ayer los datos de un curso universitario que será especial por la puesta en marcha de una de sus medidas más ambiciosas: la bonificación del 99% en el precio de los grados para quien apruebe en primera matrícula. El Gobierno andaluz no sólo no teme un efecto llamada sino que ha desplegado una estrategia para atraer estudiantes, sobre todo internacionales, porque considera que enriquecen a los centros andaluces no sólo ahora sino también en el futuro, cuando muchos de los que cursan másteres y doctorados sean profesores en sus respectivos países e impulsen la colaboración científica con los departamentos en los que se formaron. Sobre todo teniendo en cuenta que el número de alumnos totales en el sistema universitario público andaluz lleva descendiendo levemente desde el curso 2010/2011.

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, explicaba ayer en su informe al Consejo de Gobierno ante el principio de curso universitario, que este año ha aumentado la demanda de estudiantes internacionales sobre todo en los másteres donde se han presentado hasta 1.400 solicitudes más de admisión que el año pasado, lo que supone un 44% más. Los extranjeros son ya el 2,6 de los estudiantes de grado, 12% de los estudiantes de másteres, y nada menos que uno de cada cuatro de los estudiantes de cursos de doctorados.

En las diez universidades públicas hay 207.000 alumnos matriculados

En total, la demanda de másteres ha subido un 30% lo que el Gobierno andaluz achaca a la bajada notable de los precios que supone la bonificación de los grados (que sólo se aplica cuando se ha cursado el curso precedente en un centro público andaluz), así como el prestigio internacional que, a su juicio, tienen los centros andaluces. «Una prueba de ello es la celebración estos días en Sevilla de la 19 Conferencia Internacional de Educación Superior», el congreso más grande que ha celebrado la ciudad en su historia.

La bonificación de los grados supone un cambio de modelo que también ha modificado el valor de las matrículas de honor para los estudiantes. Ahora no se les concederá la gratuidad, puesto que ya está implantada, sino que se les premiará con programas de excelencia. Así, las becas Talentia, los programas de cooperación con los departamentos, los contratos en prácticas para los investigadores y similares, tendrán en cuenta estas calificaciones de los estudiantes.

Incidencias

Con todo, el sistema de bonificación de las matrículas está provocando algunas incidencias -reconocidas por el propio consejero Arellano- como corresponde a la implantación de un sistema nuevo.

Cuando se anunció la bonificación, esta medida generó mucha expectación debido a que afectaba directamente al bolsillo de las familias ante la temida cuesta de septiembre. Entonces, la Junta avanzó la medida antes de las vacaciones sin perfilar todos los detalles que finalmente se concretaron en el Decreto 117/2017 de 11 de julio, publicado en el BOJA tres días después. Desde entonces, poco se ha hablado de esta medida hasta que el 5 de septiembre se abrió el plazo de automatrícula para aquellos estudiantes que continúan sus estudios de Grados y Másteres universitarios durante el curso 2017/2018 que, en definitiva, son los que van a beneficiarse de la bonificación del 99%. Los universitarios se quejan de la falta de información sobre los pasos que deben seguir para acceder a estas bonificaciones así como los requisitos administrativos que se requieren. Lo que se sabía hasta ahora era que el único requisito exigido por la Junta hacía referencia a que los solicitantes debían cursar un año al menos en Andalucía para tener acceso a estas ayudas para evitar así el efecto llamada.

Esta bonificación sólo se aplicará al alumnado de títulos oficiales de centros propios de universidades públicas de Andalucía que no sean beneficiarios de las becas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECyD). Para ello, se exige a los estudiantes que han sido beneficiarios de estas ayudas durante el pasado 2016/2017 que deben aportar la solicitud de esta beca para este curso. Con ello se pretende evitar la duplicidad de ayudas.

Este curso sólo se oferta un grado nuevo, en la Universidad de Córdoba, y es de Cultura y Cine

Sin embargo, la letra pequeña añade otro trámite más desconocido para la mayoría de los estudiantes que ya han comenzado a realizar las primeras matrículas. Así, los estudiantes que no hayan optado a beca del Ministerio el curso pasado y tampoco lo hagan este año, deberán presentar una «declaración responsable de no cumplir los requisitos económicos» para la obtención de dichas ayudas.

Además, el decreto en su apartado 7 recuerda que «la falta de aportación de la solicitud o la falsedad, inexactitud u omisión de datos necesarios en la declaración responsable dará lugar al ingreso de la parte del precio público que se consideró bonificada, con los intereses y recargos que proceda».

Para la Consejería de Economía y Conocimiento este documento responde a una serie de «concreciones administrativas» que ha sufrido la norma desde que se presentó públicamente hasta que quedó plasmada en el BOJA.

Entre los universitarios, sorpresa e incertidumbre. Ayer, una estudiante de 3º de Filología Hispánica de Granada aseguraba haber realizado ya la automatrícula, si bien «en ningún momento» le informaron de que tenía que aportar este documento durante el proceso. De hecho, insistía que ni siquiera tuvo que solicitar la bonificación, porque aparecía por defecto. Una versión que coincide con otros testimonios de estudiantes universitarios que ya se han matriculado.

Todos coinciden en que durante el proceso de automatrícula -que se hace de manera telemática- no se les pide la «declaración responsable» al que hace referencia el decreto de la Junta. Así lo manifiesta Pedro de León, estudiante de 3º de la UPO de Derecho y Administración de Empresa, quién asegura sorprendido que «a mi nadie me ha dicho que tengo que entregar nada». En la Universidad de Sevilla, la automatrícula hay que entregarla en un buzón instalado en la Secretaría del Rectorado en donde hay un cartel donde se informa de estos requisitos.

Toda la actualidad en portada

comentarios