MÁLAGA

El cadáver que lleva cuatro meses esperando en un frigorífico de Marbella

El cuerpo de un alemán que murió en Marbella a la espera de que le den sepultura

El cementerio de Marbella espera poder hacerse cargo del muerto
El cementerio de Marbella espera poder hacerse cargo del muerto - J.J.M.
J.J MADUEÑO Marbella - Actualizado: Guardado en: Andalucía

La partida de defunción reseña que Viktorio Bazzani falleció el pasado 1 de noviembre de 2016 en el Hospital Costa del Sol de Marbella. Desde entonces está esperando a que se le dé sepultura.

Su cadáver aguarda en uno de los congeladores de la morgue del citado centro sanitario, según informa Manuel Fernández, vecino del difunto y colaborador de varias entidades religiosas de Marbella, donde llegó a ser director de Cáritas. El hombre, que tiene pasaporte alemán y es de ascendencia italiana, murió de muerte natural, sin mostrar indicios de violencia.

Su vida la segó una herniación cerebral, que provocó una fatal hemorragia. El certificado de la muerte expresa un cuadro de hipertensión y habla de problemas de alcoholismo.

Era vecino de la barriada marbellí de San Pedro de Alcántara, donde vivía con su pareja, como explica el informe de convivencia del Ayuntamiento de la localidad de la Costa del Sol.

Pero nadie ha podido hacer frente a la factura de su sepultura. «La pareja es de origen filipino. Está trabajando echando horas limpiando y no tiene los dos o tres mil euros que cuesta enterrarle», apunta Manuel Fernández, quien explica que el hombre falleció sin ningún tipo de seguro y nadie se ha hecho cargo de su cadáver hasta el momento.

La hija ha dicho que no quiere saber nada de su padre

En la delegación de Cementerios del Ayuntamiento se han puesto en contacto con la familia en Alemania. «La hija ha dicho que no quiere saber nada de su padre. No se hace cargo del cadáver. Su familia no quiere saber nada», apunta Fernández. Ante la negativa de los familiares más directos a enterrarle está aguardando en un frigorífico de la sanidad pública, ya que murió en el hospital.

No cumple el protocolo

«El Ayuntamiento tiene una partida en el presupuesto, que se llama Beneficencia, para este tipo de casos», afirma Fernández, quien explica que el problema es que tampoco se han cumplido aún los requisitos del protocolo de actuación para estos casos. «Cuando fui director de Cáritas enterramos a alguna persona que se encontraba en esta situación y no tenía dinero para recibir sepultura. Después pasábamos la factura al Ayuntamiento, pero esto ya no se puede hacer», explica Fernández.

Ahora el protocolo exige ponerse en contacto con los familiares, que en este caso se han desentendido del difunto o no tienen patrimonio. «Una vez que esto se corrobora sólo lo puede enterrar un juez», añade Fernández, que apunta a que, en ese caso, «el Hospital espera a que no haya sitio para otro cuerpo en la morgue y el cadáver más antiguo les estorbe».

«En ese momento denuncian la situación al juez y éste obliga al enterramiento del difunto al Consistorio con la partida presupuestaria ya citada», sentencia Fernández, que está luchando para que se le pueda dar sepultura sin necesidad de tener que esperar a la denuncia y a cumplir el protocolo establecido. «No es justo y la situación comienza a ser tercermundista», concluye Fernández.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios