Un chiringuito en la costa andaluza
Un chiringuito en la costa andaluza - ABC

Los chiringuitos de Andalucía quieren espetos en Navidad y tintos de verano en invierno

Estos establecimientos de playa abren ya casi todo el año en muchas provincias de la comunidad

SEVILLAActualizado:

Los espetos y los tintos de verano junto al mar son ya una realidad para todo el año. De Almería a Huelva, los chiringuitos no cuelgan este año el «cerrado por temporada baja» y se preparan para pasar los meses de frío trabajando a pleno rendimiento.

Cádiz es pionera en la apertura de sus chiringuitos todo el año. Un total de 29 establecimientos de playa de la costa gaditana ya han confirmado a sus respectivos ayuntamientos la intención de mantener abiertas sus puertas a lo largo de los próximos meses. Los propietarios de estos locales reconocen que hay demanda para ello. El municipio de Tarifa es el que más solicitudes ha recibido para ampliar la temporada, con nueve, seguido de Cádiz, con seis, y El Puerto de Santa María, con cinco.

Málaga no se queda atrás. «Comer pescado frente al mar hace que parezca más fresco», asegura Norberto del Castillo, presidente de la confederación de empresarios de chiringuitos de Andalucía. El clima suave durante todos el año, la afluencia de gente y el buen acondicionamiento de las instalaciones hace que en la Costa del Sol los chiringuitos de playa permanezcan abiertos todo el año. En la costa de Málaga, los establecimientos cierran, a partir de noviembre, de forma alternativa. «Unos cierran en noviembre, otros en diciembre y otros en enero, pero siempre manteniendo el servicio en las playas», apunta Del Castillo.

Cambio de carta

También en Granada hay chiringuitos abiertos durante todo el año, como el Flores de Salobreña o La Barraca de Motril. Como en otras partes de Andalucía, «la clientela cambia», apunta Rafael Martín, dueño de El Tesorillo, un chiringuito de Almuñécar.

Cada año cambian la carta para adaptarse a la demanda de un público internacional. Incluyen más carnes y ensaladas tibias, mientras que en verano prima el pescado y las ensaladas frescas. Aunque en todas las provincias costeras de Andalucía hay chiringuitos abiertos, la oferta se reduce sensiblemente en algunas partes. Tal es el caso de Huelva, donde solo un par de chiringuitos de Punta Umbría y otro par de Ayamonte trabajan la temporada baja. «El 90 por ciento de la provincia cierran», explica Juan Díaz Castaño, el representante de la patronal del sector en Huelva.

En Almería también ocurre que los chiringuitos que abren son aún excepción y los que lo hacen se concentran sobre todo en la capital y en Roquetas de Mar, donde hay un mayor volumen de turismo todo el año.

Con información de J. J. Madueño, L. Rama, R. Pérez y J. Rodríguez.