Los juzgados dedicados a las cáusulas suelo están saturados, un més después de empezar a funcionar
Los juzgados dedicados a las cáusulas suelo están saturados, un més después de empezar a funcionar - SUR

Las cláusulas suelo saturan los juzgados de Andalucía

En un sólo mes, los tribunales han registrado más de 3.300 reclamaciones en la región. Sevilla es la provicia donde más demandas se han registrado de la comunidad

Actualizado:

«Esto es un caos y lo peor está por llegar». Así de claro explica la situación de los juzgados dedicados a las cláusulas suelo en Andalucía Manuel Moreno, representante sindical de CSIF para Justicia. Trabajadores sobrepasados, falta de medios y mucho por hacer es el panorama que pintan los trabajadores de Justicia ante la avalancha de casos.

Según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), solo en un mes se han registrado más de 3.300 demandas en la comunidad (3.319, concretamente). Por provincias, en Sevilla donde más se han presentado (738), seguida de Málaga (631), Jaén (541), Granada (425), Cádiz(305), Huelva (288) y Almería (182). Pero para los sindicatos, estas son cifras engañosas. «Son datos del 1 de julio, pero en una semana en Cádiz, por ejemplo, había unos 40 más». El ritmo de llegada de denuncias no cesa ni se frena.

Los trabajadores se quejan de la falta de personal. Denuncian que los primeros interinos se incorporaron hace muy poco. «En algunas provincias había gente en la bolsa, pero en otras como Cádiz, Sevilla o Córdoba, no, así que hubo que tirar de Servicio Andaluz de Empleo (SAE)», explica Moreno. El problema de no poder llamar a gente de una lista interna es que los que llegan desde el SAE «no tienen ninguna experiencia», lo que ralentiza el servicio.

Para salvar estas lagunas de conocimiento, la administración estableció «tutorías de trabajadores». Esto es, titulares de otros juzgados explican y forman a los recién llegados y además cobran por esas clases.

En lo material tampoco andan mejor. «En Cádiz, por ejemplo, están trabajando en una biblioteca sin ventanas», relatan desde CSIF. Y la primera semana, añaden, «fue entera de incidencias, como las que hubo para darse de alta en el sistema informático. «Además los ordenadores que han puesto son reciclados, son los que retiraron de otros juzgados».

Aún con todos estos problemas, lo peor, avisan los trabajadores, está por llegar. El verdadero caos empezará cuando se empiecen a señalar fechas de juicio y la gente vea que «se dan para dentro de uno, dos, tres años o los que sea». Advierten quienes gestionan estos juzgados de que «faltarán salas de vistas», lo que retrasará todo aún más. «Entonces vendrán las indignaciones y los enfados y se verá que no hay medios», resumen.

Este retraso en la gestión de las demandas tiene un coste para los litigantes. Según razona el personal de Justicia, «si a un denunciante le corresponden por ejemplo 10.000 euros, pero el juicio lo tiene fijado para dentro de tres años, la entidad bancaria puede decirle que le da 6.000 ahora y se olvidan del asunto». Los bancos, creen, «van a jugar con esto».

La Junta de Andalucía tampoco está de acuerdo sobre cómo está funcionando la medida del juzgado único. Así, la consejera del ramo, Rosa Aguilar lamentó esta semana la decisión del Consejo General del Poder Judicial referente a los juzgados de cláusulas suelo. «El CGPJ se ha equivocado en la decisión que ha tomado, no estamos de acuerdo con ella porque entendemos que perjudica gravemente a la Administración de Justicia y a la ciudadanía», detalló Aguilar.

«A quienes únicamente puede beneficiar esto es a las entidades financieras y nosotros lo que queremos es que el Consejo rectifique su decisión, que cuente con la opinión de las comunidades autónomas para ofrecer la mejor respuesta a los ciudadanos y las ciudadanas», argumentó la titular de Justicia e Interior.