Andalucía

El consejero de Medio Ambiente, sobre el incendio de Doñana: «Se quemó un trozo de mi alma»

José Fiscal repele las críticas de la oposición a la gestión del siniestro y cuestiona la utilidad de los cortafuegos

El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, en el Parlamento andaluz
El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, en el Parlamento andaluz - JUAN FLORES
A. R. VEGA Sevilla - Actualizado: Guardado en: Andalucía

El reciente fuego que ha calcinado 8.486 hectáreas de matorral y arbolado en las proximidades del Parque Nacional de Doñana fue de tal virulencia y las condiciones meteorológicas tan adversas que «los cortafuegos, por bien conservados que estén, que lo están, pierden grado de eficacia». El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, relativizó de este modo la importancia de los trabajos preventivos contra el fuego, anticipándose a las críticas del PP y Podemos que tuvo que escuchar por este asunto el pasado miércoles durante una comparecencia, solicitada por el Grupo Socialista, en la Cámara autonómica para informar de la actuación de la Junta de Andalucía ante este siniestro.

En medio de la desolación por lo destruido, Fiscal mostró su «tristeza enorme» por las 8.486 hectáreas que se han quemado, si bien destacó que casi 35.000 hectáreas están «a salvo gracias al Infoca y sus trabajadores», puesto que el «combustible potencial» era de 43.225 hectáreas.

La fuerza del viento y los cambios de dirección, por momentos huracanados, y con una altura de las llamas que llegó a los 20 metros facilitó la propagación del fuego, aseguró el consejero, quien garantizó en todo caso que las fajas auxiliares y áreas de cortafuegos estaban «en perfecto estado».

Fiscal no desveló el misterio del origen del fuego, que se sigue investigando. Ni siquiera mencionó en su intervención la hipótesis que apuntaba a la negligencia de una carbonera de Moguer, como él indicó en un primer momento y luego matizó. Cuando la Brigada de Investigación de Incendios Forestales concluya el informe, se enviará a la Fiscalía y la Junta hará de acusación.

Eso sí, apostó por que «la mano del hombre está detrás» del incendio, como adelantó la presidenta andaluza, Susana Díaz, quien por cierto no estuvo presente en el Pleno durante la comparecencia, ausencia que fue criticada por el portavoz del PP-A, Juanma Moreno, a través de la red social Twitter.

El debate derivó en un fuego cruzado de reproches que fue caldeando la sesión. El portavoz de IU, José Antonio Castro, se preguntó si la supuesta negligencia de la empresa carbonera fue un «bulo» o un «globo sonda» y le reprochó a Fiscal que restara importancia al terreno calcinado. «Se ha quemado un trozo de mi alma», le contestó, «dolido», el consejero onubense.

La portavoz del PP, Carmen Crespo, le echó en cara que la inversión autonómica en tareas preventivas de incendios ha caído más de un 29% desde 2013 y que en 2016 «sólo se ha ejecutado el 9 por ciento de la inversión prevista» con cargo al Fondo Europeo de Desarrollo Rural. Se hizo eco de las quejas de la patronal forestal, publicadas por ABC, que apuntaban a que «un ejercicio y medio se ha quedado en barbecho».

El responsable de Medio Ambiente justificó que los proyectos pendientes de adjudicación, que superan los 19 millones de euros, se realizarán a partir del próximo invierno y que el mantenimiento de cortafuegos y la limpieza de montes «se realizan a lo largo de varios ejercicios presupuestarios».

Pero el instante más tenso del debate llegó cuando Fiscal espetó a la diputada de Podemos, Mercedes Barranco, que «no tiene ni pajolera idea de lo que está diciendo». Barranco denunció que la coordinación fue «caótica» y que él pasaría a la historia «como el consejero que más ha recortado en prevención».

Desde Ciudadanos no quisieron hacer sangre. Su diputado, Julio Díaz, se mostró contrario a la «teoría de la conspiración y al aprovechamiento político de la catástrofe». En cuanto a los tratamientos preventivos, «quizás habrá que poner más recursos, habrá que verlo», dijo.

Toda la actualidad en portada

comentarios