Aula llena de opositores
Aula llena de opositores - ABC

Consejos para la avalancha de oposiciones que se avecinan en Andalucía este 2018

Academias y preparadores piden prudencia ante la falta de oficialidad de los procesos anunciados por la Junta

SEVILLAActualizado:

Trabajo para todos en la Junta de Andalucía. Una avalancha de plazas en la administración pública. Es la promesa de los anuncios constantes del Gobierno de Susana Díaz de Ofertas Públicas de Empleo (OPE) en casi todos los cuerpos de la administración y la causa de que las academias de preparación de oposiciones estén más llenas que nunca. Tras años de vacas flacas, la consejera de Hacienda y Administración Pública anunciaba más de 30.000 plazas, que se suman a las OPE ordinarias de Educación, Sanidad, Justicia y Administración General de la Junta.

Sin embargo, desde las academias llaman a la calma y al prudencia. «Son plazas fantasmas», explica Carmen Ariza, adjunta a la dirección del centro de preparación de oposiciones Claustro. «No ha salido ninguna en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA)», advierte. «Y lo que no sale ahí no es oficial, son solo promesas políticas para los medios».

Gracias a ese estado de expectación que ha creado la Junta, son miles los opositores que se han puesto a estudiar. Lo reconocen en Claustro y también en el resto de academias y preparadores consultados. Sonia Ruiz, de MásterD reconoce que sus aulas están llenas ahora, como no lo estaban en años. «En todos los campos tenemos más alumnos», explica. «Hasta 2005-2006 había muchas plazas. Luego, con la crisis, la cosa ha estado muy parada durante diez años y ahora parece que por fin hay más movimiento», indica Ruiz que, como la responsable de Claustro, llama a la prudencia: «Parece que hay garantía de tres años buenos, pero hay que ir con mucha calma».

No solo ha cambiado la oferta de plazas tras la crisis. También el perfil del opositor, indican los preparadores. Ya no es tan habitual el joven de 20 años que acaba de terminar la carrera. Los opositores se echan años encima y ya no es raro ver en las academias a padres de familia con más de 45. «Los llamamos los funcionarios tardíos y sorprende el buen desempeño que tienen estudiando. Lo tienen claro y van por todas», explica Ariza.

Coincide Ruiz, quien habla de un nuevo opositor de entre 30 y 40 años que compensa la falta de tiempo con más seguridad y experiencia de la empresa privada «y en la vida».

Porque quienes preparan oposiciones, explican todos los afectados, buscan casi al 99 por ciento, un solo valor: estabilidad. Es lo que repiten los estudiantes, los preparadores, las academias. El premio a sacar una plaza en la administración es saber que tu trabajo es estable y seguro, tus ingresos asegurados. Y eso tiene un precio.

Tiempo y dinero

Los opositores pagan con dinero su preparación, pero también con tiempo. En euros, los expertos hablan de un mínimo de 1.000 euros en clases a razón de unos 150 euros de media por mes de preparación, aunque, indican, «depende mucho del cuerpo al que se aspira». Hay academias que cuestan hasta 3.000 euros por matrícula, pero garantizan varios cursos de preparación. Preparadores que cobran 70 euros al mes y otros que llegan a los 300.

El tiempo es el otro arancel de quien quiere ser funcionario de la Junta. El tiempo mínimo para preparar un cuerpo de los que se consideran «fáciles» -auxiliar administrativo, magisterio...- es de un año, aunque haya casos de gente que lo saca en nueve meses. Y luego hay cuerpos de los que se llaman «difíciles» -altos cargos de Justicia, Hacienda...- para los que la preparación llega a los cuatro años para sacar plaza.

Horas de estudio

Si se tiene el tiempo y se dispone del dinero, ¿qué más hace falta para sacar una plaza en la Junta? «Dedicación y concentración», indican desde las academias. Estar al menos seis horas diarias estudiando «y si es menos, que cundan»; no rendirse hasta sacar la oposición; tener siempre en la cabeza el objetivo final. Parece sencillo, ¿verdad? «No lo es», indica Ruiz. «Es una carrera de fondo con miles de corredores».

Desde el sindicato CSIF creen que hay hasta 100.000 personas esperando la resolución de alguna de las OPE abiertas solo en el ámbito sanitario en Andalucía. A lo que hay que sumar quienes aún no se han apuntado y estudian a la espera de que salgan las plazas a las que aspiran y los opositores de todos los demás cuerpos. El probelma de la falta de claridad en la convocatoria de oposiciones en Andalucía, se quejan fuentes del sector, es la frustración que se provoca en quienes las preparan. «Gastan mucho dinero y mucho tiempo y no saben si les valdrá para algo», indican.