Imagen del centro cuando tenía actividad
Imagen del centro cuando tenía actividad - ABC
SERVICIO ANDALUZ DE EMPLEO

Un ente de la Junta sin actividad sube de golpe al personal de puesto y sueldo

Dos profesores denuncian que los recepcionistas fueron convertidos en jefes de compras en el centro de formación de Gelves sin alumnos

SEVILLAActualizado:

En la Escuela de Formación de Artesanos de Gelves los tornos están apagados y los pasillos, desiertos. Desde 2014, la actividad docente en este centro dependiente del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) se ha limitado a un curso sobre reproducción de moldes y piezas cerámicas donde participaron 15 alumnos entre julio y octubre pasados. En la especialidad de ebanistería ni siquiera eso. En tres años sus docentes no han impartido clase alguna. Todo quedó paralizado en este y otros nueve consorcios escuela de Andalucía cuando estalló el escándalo del fraude en los cursos de formación y se descubrieron irregularidades en el uso de las subvenciones.

En sus mejores tiempos llegó a tener 240 alumnos.

Pero no todo ha estado parado en este centro que en sus mejores tiempos llegó a tener 240 alumnos. El 27 de junio de 2014, meses antes de que la escuela Della Robbia se integrara en el SAE en virtud del decreto-ley 5/2015, la dirección del centro llevó a cabo una Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que supuso elevar de categoría a trabajadores con limitada cualificación y, como consecuencia, aumentar sus sueldos antes de que se hiciera efectiva la subrogación. Ubicado en un edificio con aire de cortijo andaluz a las afueras de la localidad sevillana, a la Junta le cuesta mantener abierto el centro dos millones de euros, según el presupuesto de 2014.

Gracias a los cambios de personal, recepcionistas y auxiliares administrativos se convirtieron en jefes, y ayudantes de formadores sin conocimientos «ni titulación oficial» acaban haciéndose cargo de un departamento. Un ascenso automático que se hizo efectivo, «en una política de hechos consumados» sin los preceptivos informes previos de la Consejería de Hacienda y Administración Pública. «El Consorcio de Gelves carecía de capacidad para pactar modificaciones que conllevasen incrementos salariales», concluyó la Sala de lo Social del Tribunal Superior de justicia de Andalucía (TSJA) en una sentencia del 14 de julio pasado, que, sin embargo, acaba dando la razón al SAE en un pleito que mantiene con un profesor que, al contrario de otros empleados, vio reducidos sus salarios y categoría.

Sucesivos escritos

Tanto el demandante como otro docente pusieron los hechos en conocimiento del anterior consejero de Empleo, José Sánchez Maldonado, y de su sucesor, Javier Carnero, por medio de constantes escritos enviados desde el 8 de enero de 2016 a distintos departamentos autonómicos. Aseguran a ABC que no han recibido ninguna respuesta. Sus denuncias también habrían llegado al director gerente de la agencia SAE, a la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, y a la Inspección General de Servicio de esta consejería el pasado 15 de noviembre.

Denuncian que el objetivo fue «favorecer a determinados trabajadores en detrimento de otros»

Las continuas modificaciones de la plantilla aprobadas por el consejo rector de la escuela en enero de 2012 y junio de 2014, «con pretensión de dar visos de legalidad a una RPT ajena a la realidad, se realizó por iniciativa del director, Juan Manuel Anguas, a instancias del delegado territorial, Juan Borrego Romero, y con la participación de la delegada de personal y de parte de la plantilla», advierten ambos docentes en uno de sus escritos a los que ha tenido acceso ABC. Denuncian que el objetivo fue «favorecer a determinados trabajadores en detrimento de otros», empezando por el propio director del centro, Juan Manuel Anguas, personal de libre designación y director de la escuela, quien pasa, merced a estos cambios, a formar parte de la plantilla del SAE. Fue teniente de alcalde en Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta, secretario general del PSOE en la localidad sevillana. «Esto ocurre a pesar de la inactividad manifiesta de estos años y que al día de hoy prosigue», subrayan los docentes.

Los escritos de los denunciantes incluyen un anexo donde explican la trayectoria de cada trabajador. Así, según detallan, un empleado que entra en la escuela en 1994 como personal de mantenimiento y recepcionista se convierte en jefe de compras y gestión de almacén, cobrando además un complemento como conductor de vehículo oficial de la escuela.

El actual formador de Cerámica, como figura en la RTP, inicia su andadura en el consorcio como alumno en las primeras promociones. «Aprovechando la apertura del edificio de ebanistería (año 2002) pasa a ser contratado como recepcionista en dicho centro. En 2013 causa baja el titular de la plaza de alfarería» y éste «pasa a impartir esa especialidad como docente hasta la fecha», advierten.

Docentes críticos

La actual coordinadora del área de Madera «llega al consorcio como ayudante de Luthier con un certificado de Formación Profesional Ocupacional (FPO) de 900 horas». En su escrito, los docentes críticos con la gestión del centro, con categoría de formadores rasos, especifican que, pese a sus limitados conocimientos, «pasa de ayudante a formadora en perjuicio de su maestro» y luego «promociona a jefa de departamento de ebanistería meidante asignación de tareas». Con la llegada de Anguas a la dirección, se convierte en coordinadora e imparte clases de construcción de guitarras.

Otro formador de cerámica es licenciado en Química. «No se le conocen conocimientos previos al consorcio en materia de cerámica artística», alegan.

En lo que respecta a la delegada de Personal, entra como auxiliar administrativa en el consorcio que gestionan el Ayuntamiento de Gelves y la Junta. Posteriormente, «promociona a técnico auxiliar, hecho que le es comunicado verbalmente durante la celebración de una reunión de personal». Anguas la propone como «personal técnico y representante de los trabajadores en el consejo rector en la semana previa a la propuesta de cambio de la RPT», señalan.

Empleo ha rehusado hacer declaraciones al respecto.