Imagen del expresidente de la Junta José Antonio Griñán en el juicio de los ERE
Imagen del expresidente de la Junta José Antonio Griñán en el juicio de los ERE - EFE
FIANZAS DEL CASO ERE

La Fiscalía renuncia a reclamar 483,6 millones a Griñán por responsabilidad civil

Tras la renuncia al proceso de la perjudicada, la Junta, el Ministerio Fiscal dejará sin efecto todas sus peticiones

SEVILLAActualizado:

La Fiscalía ha planteado «dejar sin efecto» su petición de responsabilidades civiles a los 22 excargos del Gobierno andaluz acusados en la pieza política de los ERE, que en el caso del expresidente José Antonio Griñán sumaban 483,6 millones, tras la renuncia al proceso de la perjudicada, la Junta, como ya adelantó este periódico.

La Fiscalía ha planteado esta renuncia como cuestión previa al tribunal que enjuicia esta causa, una renuncia general a todas las responsabilidades civiles pedidas en su escrito de acusación inicial a 15 de los 22 acusados, a los que acusa de un delito de malversación por el que además les pide entre seis y ocho años de cárcel en función de sus competencias y los años que ostentaron sus cargos.

740,4 millones para Guerrero

Por ello, la cuantía que reclamaba a cada uno oscilaba entre los 740,4 millones pedidos al exconsejero de Empleo Antonio Fernández y al ex director general de Trabajo Javier Guerrero; los 483 millones que pedía a Griñán y a la exconsejera de Hacienda Carmen Martínez Aguayo; los 429,5 millones que pedía al exconsejero de Innovación Francisco Vallejo; o los 215 millones de euros que exigía al exconsejero de Empleo José Antonio Viera, entre los principales encausados.

No reclamaba responsabilidades civiles, y por ende pecuniarias, a los otros siete -entre ellos el expresidente Manuel Chaves-, a los que solo acusa de un delito prevaricación por el que pide para ellos diez años de inhabilitación.

Las razones alegadas por la Fiscalía para renunciar a esta petición es el escrito de los letrados de la Junta, personada inicialmente como acusación particular, que pidió el sobreseimiento de la causa y se apartó así de la vía penal «con la expresa reserva de la acción civil en su calidad de parte perjudicada».