Yeguas y potros cabalgan por la marisma junto al Santuario de la Virgen del Rocío
Yeguas y potros cabalgan por la marisma junto al Santuario de la Virgen del Rocío - MIGUEL ÁNGEL JIMÉNEZ

El ganado marismeño de Doñana nunca se extinguirá

Un acuerdo del Ministerio de Agricultura con la Asociación de criadores para la conservación de material genético asegura que la raza, bovina y equina, perdurará

ALMONTEActualizado:

El Ministerio de Agricultura y la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño han firmado un convenio fundamental para mejorar la raza y evitar la extinción de esta especie bovina y equina, principalmente.

Muestras de material genético de vacas y caballos marismeños de pura raza, autóctonos y exclusivos del ecosistema de marismas del Paraje Natural de Doñana, permanecerán custodiadas a partir de ahora en el Banco Nacional de Germoplasma Animal gracias al convenio de colaboración establecido entre el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) y la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño, radicada en la localidad onubense de Almonte.

El acuerdo fue suscrito en noviembre por el director general de Producciones y Mercados Agrarios, Fernando Miranda Sotillos, y por el presidente de la asociación, Juan Adolfo Arangüete Asuar, y su resolución ha sido publicada en el Boletín Oficial del Estado el pasado 26 de enero para satisfacción de los criadores almonteños, ya que este acuerdo, en palabras del propio Arangüete, posibilitará que «la raza marismeña perdure eternamente».

El material será propiedad de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño

Este es uno de los objetivos fundamentales del convenio de colaboración que establece la colaboración entre los firmantes para proceder a la ejecución del depósito, custodia y devolución, llegado el caso, del material genético de la raza pura marismeña en el Banco Nacional de Germoplasma, un material que continuará siendo propiedad de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño siempre y cuando ésta no se disuelva, ya que en ese caso las muestras pasarían a ser de titularidad del Estado.

El material genético sería «liberado», según especifica el convenio, en ciertas situaciones, como por ejemplo la necesidad de proceder a la reconstitución de una raza extinta, el apoyo a la conservación de una raza en peligro de extinción mediante el incremento de la diversidad genética gracias a la introducción de alelos desaparecidos en la población silvestre o en caso de destrucción en el Banco de Germoplasma de Origen del duplicado depositado en el Banco Nacional. En este sentido, el convenio posibilita que haya siempre disponibles dos muestras genéticas de los especímenes designados e incluso cuando el convenio haya prescrito, el Banco Nacional de Germoplasma Animal continuará conservando y custodiando las muestras salvo si la Asociación de Criadores solicita expresamente su devolución.

Será responsabilidad de la asociación todo lo referente a la elección de las muestras y su transporte hasta el banco en las condiciones previstas en la normativa, por lo que habrá de contar con el personal técnico especializado para ello y en caso de que la asociación retire material genético para reconstituir una raza o contribuir a su conservación, deberá reponer las muestras en las mismas condiciones.

Rentabilidad

En Doñana hay unas 1.800 cabezas de ganado repartido al cincuenta por ciento entre bovino y equino. Este convenio, por tanto, supone un puntal importante en el trabajo de conservación y promoción de la raza marismeña, tanto bovina como equina, que la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño tiene entre sus objetivos principales desde su creación. Para ello se desarrollan diversas actuaciones encaminadas a la consecución de tales fines, como la adquisición de sementales o la promoción del consumo de la carne de este ganado autóctono, ya que la rentabilidad de la cría de este ganado también supone un factor fundamental para evitar el abandono de la actividad ganadera de estas especies en concreto y por tanto, la progresiva desaparición de las mismas.

«Estamos muy agradecidos al Ministerio y a las administraciones involucradas en este proyecto, a cuyo acuerdo ha sido muy fácil llegar gracias a la disposición de ambas partes, de las que ha surgido la iniciativa», reconocía con satisfacción para ABC el presidente de la Asociación, Juan Adolfo Arangüete.