Imagen de manifestantes contra este tributo a las puertas de San Telmo en Sevilla
Imagen de manifestantes contra este tributo a las puertas de San Telmo en Sevilla - VANESSA GÓMEZ
IMPUESTO DE SUCESIONES

Heredar en Andalucía es ahora más caro que en Extremadura y más barato que en Aragón

El PSOE aplica distintas reducciones en sus gobiernos autonómicos

SEVILLAActualizado:

Heredar en Andalucía es hoy más caro que en Extremadura, con la que comparte frontera física y sintonía política. Los andaluces tendrán que consolarse con que en la mayoría de las comunidades con gobiernos socialistas (Aragón, Principado de Asturias, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana) el impuesto de sucesiones sale más caro a los parientes directos, después de la reforma pactada por el Ejecutivo de Susana Díaz y Ciudadanos. El resto de familiares (hermanos, primos, sobrinos, tíos) pagan prácticamente lo mismo en toda España.

La modificación recogida en los presupuestos de la Junta de Andalucía de 2018 elevó a un millón de euros el listón de las herencias exentas de pago por cada familiar directo (cónyuges, hijos, padres y nietos). Antes el tope estaba en 250.000 euros. El clamor social y la presión política de Ciudadanos (su aliado político) y del PP surtieron efecto. El pragmatismo se impuso a las reservas ideológicas. La Junta revisó a la baja, por segunda vez en la legislatura, un impuesto que hasta hace muy poco asimilaba a los «ricos».

Tributo estatal cedido

Al ser un tributo estatal cedido a las comunidades autónomas, cada gobierno autonómico ha utilizado su capacidad normativa para aplicar su propia tabla de reducciones. De modo que en ninguna región se paga lo mismo que en la otra por la misma herencia, aunque estén bajo las mismas siglas. Pesa mucho el juego de mayorías o los aliados políticos que se busquen en los distintos parlamentos autonómicos.

La reforma más ambiciosa nació precisamente a pocos kilómetros de Andalucía. Imitando a Madrid, Canarias y Murcia, Guillermo Fernández-Vara ha reducido a la mínima expresión el impuesto en el territorio extremeño. Merced a una revisión incluida en las cuentas de la Junta para este año, los hijos que hereden de sus padres pagan sólo un 1%, sin tener en cuenta el valor de la herencia ni el patrimonio previo del heredero, a diferencia de lo que sucede en Andalucía, donde el coste de la herencia sí cuenta. Con un gobierno socialista, Extremadura ha pasado, de la noche a la mañana, de ser la segunda comunidad donde más se pagaba a ser una de las más baratas.

En la Comunidad Valenciana, donde el socialista Ximo Puig gobierna gracias a un pacto con Compromís y Podemos, la reforma del impuesto de sucesiones no ha sido a la baja sino al alza. Si en 2016 los parientes directos disfrutaban de una reducción del 75% por heredar de sus familiares, hoy sólo tienen bonificado el 50% de la cuota.

En Aragón la factura fiscal por heredar es la más alta de España

En Aragón, donde Francisco Javier Lambán (PSOE) saca sus presupuestos con el apoyo de la formación morada, la factura fiscal por heredar es la más alta de España. Un soltero de 30 años que herede de sus padres bienes por valor de 800.000 euros (200.000 de ellos correspondientes a una vivienda) abona en esta comunidad 155.393 euros. Como contrapartida, el gobierno aragonés aprobó en 2017 una rebaja generalizada de los coeficientes multiplicadores que se aplican a los valores catastrales de los inmuebles para calcular la liquidación. La media está por debajo de los coeficientes que utiliza Andalucía para estimar el valor teórico de un piso en el mercado.

En Castilla-La Mancha no pagan el impuesto los hijos que hereden hasta 175.000 euros. El listón está muy bajo y las herencias más cuantiosas tributan más. Sin embargo, los manchegos pueden presumir de poder donar dinero a sus familiares directos pagando menor peaje fiscal. La reducción del impuesto de donaciones es uno de los caballos de batalla de la Asociación StopImpuesto Sucesiones en Andalucía, así como la retroactividad de la medida acordada con Ciudadanos.

La Junta de Andalucía establece una exención del 99% en las donaciones de dinero de los padres a sus hijos o descendientes que vaya destinado íntegramente a la compra de la primera vivienda habitual, siempre y cuando el donatario sea menor de 35 años. En Castilla-La Mancha la letra pequeña es menos rigurosa. Sólo se paga un 5% en donaciones de padres a hijos de hasta 120.000 euros y un 15% si se duplica la citada cantidad.

Rebaja en Asturias

En el Principado de Asturias, donde el pasado marzo hubo una multitudinaria manifestación para reclamar la eliminación del tributo, es más caro heredar que en Andalucía. El gobierno que preside Javier Fernández no ha sido del todo impermeable a esta rebelión social. Ha pactado con el PP una rebaja que eleva el mínimo exento de tributar a 300.000 euros. Además ha abaratado las donaciones en la misma línea que lo ha hecho su homóloga en Andalucía, Susana Díaz.

Francina Armengol, que gobierna con el apoyo parlamentario de Podemos en las Islas Baleares, mantiene una baja fiscalidad en este impuesto. Los primeros 700.000 euros en herencias de padres a hijos o entre cónyuges sólo pagan un 1%. Pero si los bienes valen 1,1 millones de euros, la factura es más baja que en Andalucía.