Un agricultor camina junto a los plantones
Un agricultor camina junto a los plantones - ABC

El impuesto de sucesiones en Andalucía, una losa para el relevo generacional en el campo

El Partido Popular vuelve a pedir a la presidenta de la Junta que elimine el polémico tributo en la comunidad

HUELVAActualizado:

El portavoz de Agricultura del PP en el Parlamento de Andalucía y presidente del PP de Huelva, Manuel Andrés González, ha asegurado hoy que el impuesto de sucesiones y donaciones en Andalucía está impidiendo el relevo generacional en el campo andaluz y provocando que este sector esté envejeciendo.

En conferencia de prensa, González ha acusado a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y al PSOE andaluz de no permitir por este motivo, entre otros, «un necesario relevo generacional en el campo andaluz, donde uno de cada tres agricultores ha superado la edad de jubilación, más de la mitad que se dedican al campo tiene más de 55 años y uno de cada 20 tiene menos de 35 años».

«Está claro que, lejos de castigar a los agricultores en Andalucía, lo que tiene que hacer es fomentar el relevo generacional, eximiendo del pago de sucesiones a los agricultores, un impuesto injusto que quieren mantener, pero cuando un agricultor no es capaz de pagarlo al final también está afectando a los trabajadores de esas explotaciones agrarias», ha denunciado.

Así, ha negado que ese impuesto afecte los ricos y millonarios sino a los trabajadores y familias medidas de Andalucía y ha acusado a Susana Díaz de ser «la plaga del campo andaluz», por los recortes en los presupuestos de Agricultura en los presupuestos, que ha compensado el Gobierno, al que ha calificado como «el fertilizante del campo andaluz».

Así, ha asegurado que la Junta tiene «completamente abandonado al campo andaluz», ya que «lleva cuatro décadas gobernando y todavía no se ha dado cuenta de la importancia que tiene la agricultura para el desarrollo y la economía de la comunidad autónoma».

Ha señalado que la consejería de Agricultura «es la única que ha visto recortado su presupuesto en los dos últimos años», una reducción que ha cuantificado en un 14 %, además de que ha dejado de ejecutar más del 50 % de lo presupuesto para esa Consejería.

«Han dejado 271 millones de euros sin ejecutar, con lo que está claro que Susana Díaz está dejando morir día a día al campo andaluz», ha lamentado.

Asimismo, ha apuntado que en 2016 la Consejería de Agricultura sólo concedió ayudas agrarias a dos de cada diez solicitantes y más de un tercio fueron denegadas por falta de disponibilidad presupuestaria.