José Antonio Viera
José Antonio Viera - EFE
CASO ERE ANDALUCIA

José Antonio Viera: «Las ayudas de los ERE buscaban resolver los dramas personales»

El exconsejero de Empleo afirma que «no se le pasó por la cabeza que alguien tratar de vulnerar la legalidad» con el fondo

SEVILLAActualizado:

Quien fuera consejero de Empleo de la Junta de Andalucía entre 2000 y 2004, José Antonio Viera, ha defendido este miércoles la legalidad del sistema para repartir ayudas sociolaborales y a empresas ante el tribunal que juzga a 22 ex altos cargos de la Junta de Andalucía en la llamada pieza política del caso ERE, entre ellos los expresidentes socialistas Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Ante las preguntas que le ha formulado el fiscal Manuel Fernández Guerra sobre la discrecionalidad de las ayudas concedidas al amparo de un convenio marco suscrito por él en julio de 2001, Viera ha afirmado que «no se me pasa por la cabeza que un dirigente del Gobierno andaluz trate de vulnerar la legalidad y el papel de la Intervención General. No se me pasaba por la cabeza entonces y no se me pasa ahora».

El exconsejero de Empleo, que ha declarado en el juicio después de su exdirector general de Trabajo Francisco Javier Guerrero, afirma que firmó el convenio que instrumentalizaba el pago de las ayudas a través del Instituto de Fomento de Andalucía (IFA, luego denominado IDEA) convencido de que tenía «la apariencia absoluta de legalidad». Añadió que le pidió a su equipo en la Consejería que buscara «una fórmula legal, por supuesto, que sea ágil y rápida» para resolver los conflictos generados con el cierre de empresas en Andalucía.

Preguntado por «las tensiones» que generaba en la tesorería del IFA que se comprometieran ayudas por encima del presupuesto que tenía asignado, Viera dijo que «no recuerdo que llegásemos a tener una situación de tesorería suficientemente grave para que me informaran».

Viera ha afirmado que delegó todas sus competencias en el entonces director general del IFA, Francisco Mencía, fallecido el 31 de diciembre de 2015, y que «no podía controlar en modo alguno todas las decisiones que emanaban del consejo rector», donde se ratificaban los convenios que firmaba Guerrero con los representantes de los trabajadores para conceder las ayudas para pólizas de prejubilación.

El exconsejero ha negado que «despachara» con Guerrero «ningún convenio de estas características de manera puntual» sino que se hablaba de las «líneas estratégicas de las direcciones generales».

No obstante, Viera reconoció que había dado indicaciones a Guerrero para dar ayudas cuando «se dieron circunstancias concretas». Puso como ejemplo el proyecto del matadero de Sierra Morena, que estaba en manos de los empresarios y exconcejales socialistas José María Sayago y José Enrique Rosendo, que habían empleado a la hija de Viera en una de sus sociedades. Viera relata que ante el interés del alcalde de El Pedroso (Sevilla) «le digo a estos señores [en alusión a los empresarios] y al director [Guerrero] que se ocupe de esta petición para ver si podemos abordar» la ayuda a ese proyecto en el marco de la legalidad.

En su respuesta a la Fiscalía, ha destacado que «el objetivo principal» de las ayudas «era resolver los dramas personales que se estaban produciendo» en toda Andalucía y que resolver los conflictos laborales que estallaron en distintas provincias era una «directriz» que se le encomienda por parte del Gobierno presidido por Manuel Chaves.