Alumnos de un instituto de Andalucía imparten una clase
Alumnos de un instituto de Andalucía imparten una clase - ROMÁN RÍOS
Aprobados irregulares

La Junta desoyó un informe suyo en contra de dar títulos de la ESO con suspensos

El documento, emitido por técnicos de la Delegación provincial de Educación de Sevilla, alertó del «agravio comparativo» que supone para los alumnos

SevillaActualizado:

La Consejería de Educación hizo caso omiso a un informe técnico del Grupo de Trabajo de Régimen Jurídico del Servicio de Inspección de la Delegación de Educación de Sevilla, elevado a la Dirección General el 17 de abril de 2009, que se muestra radicalmente contrario al criterio de titular a alumnos de 4º de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) con dos asignaturas suspensas sin necesidad de presentarse a la convocatoria extraordinaria de septiembre. La propia consejera de Educación, Sonia Gaya, insistía esta semana en aplicar dicho criterio.

Por contra, este informe de carácter técnico-jurídico sostiene que el curso académico no sólo comprende el periodo lectivo ordinario, sino también la convocatoria extraordinaria de septiembre «y por tanto la finalización de curso debe entenderse una vez se han agotado las posibilidades de superar las materias en las dos convocatorias».

El documento estima que el curso «solamente» finaliza en junio para el alumnado que supera todas las materias, mientras para los que tengan asignaturas pendientes acabaría tras la convocatoria de septiembre. Dicho informe hace referencia a la Orden de 10 de agosto de 2007 —derogada en 2016 por la orden de 14 de julio, aunque apenas se modifica—por la que se establece la ordenación de la evaluación del proceso de aprendizaje del alumnado de la ESO. En este sentido, hace referencia al artículo 12.2 en el que se recoge que las actas de evaluación se cerrarán al término del periodo lectivo ordinario —el mes de junio– y de la convocatoria de la prueba extraordinaria, que en Andalucía la convocatoria se celebra en septiembre.

También apunta al artículo 6,3 de la citada orden, que obliga al profesorado a elaborar un informe individualizado con la propuesta de actividades de recuperación para el alumnado con materias pendientes al mismo tiempo que obliga a los centros a celebrar la convocatoria extraordinaria para los alumnos que se encuentren en esta situación. Es decir, que la interpretación que hace la Junta se saltaría otra normativa más. Pero es que además, el informe sostiene que la decisión de dar el título de graduado en ESO en la evaluación de junio al alumnado con materias pendientes «establece agravios comparativos» con el alumnado que se encuentra en la misma situación .

La Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA) ha aportado este informe como prueba documental en la cruzada legal que mantiene con la Junta, y que de momento, ha suscitado la apertura de diligencias por parte de la Fiscalía.

No obstante , este informe no es el único que ha emitido Educación al respecto. Hay otros documentos de carácter interno que sí son partidarios de mantener el criterio aprobar la ESO a pesar de tener asignaturas suspensas. Es por ello que desde APIA exigen a la Junta «más rigor y responsabilidad» en este tema porque consideran que estos informes contradictorios lo único que hacen es generar «inseguridad jurídica, indefensión y discriminación» entre el alumnado. Este periódico ha intentado sin éxito conocer la versión de la Consejería de Educación.

Reuniones casi clandestinas

APIA denuncia que ha habido y completamente ajeno» a cualquier iniciativa reglamentaria han trasladado y, en muchos casos impuesto a los equipos docentes, «la falacia» de que el decreto daba vía libre a la posibilidad de acordar la titulación en ESO en la convocatoria ordinaria de junio, aunque no se hubieran aprobado todas las asignaturas.

Estas reuniones se celebraron incluso antes de que se aprobara el nuevo texto normativo, cuando ya se conocía el borrador y en las mismas «dejaban poco que alegar a los profesores».