Luces de le empresa cordobesa en Sevilla - ABC

Luces andaluzas llevan la Navidad a la Quinta Avenida de Nueva York y a las calles de Andalucía

Iluminaciones Ximenez factura más de 40 millones de euros anuales alumbrando ciudades como Sevilla, Málaga y medio mundo

SEVILLAActualizado:

Lo mismo que un afamado sastre de alta costura puede convertir unas telas en una obra de arte, en Puente Genil, Córdoba, hay una fábrica que transforma la luz eléctrica en un sueño, una película de luces o un viaje al futuro. Son los Ximenez, una empresa de iluminación que después de tener el 90 por ciento de los contratos de las luces de Navidad de toda España, se pone el mundo por montera y triunfa en la quinta avenida de Nueva York, Bruselas o el Dubai Mall, el centro comercial más grande de los existentes.

«Esta empresa familiar, va por la tercera generación, es como el garaje de Steve Jobs de donde salió Apple. Mi abuelo que tenía conocimientos de electricidad, trabajaba en una tienda en Puente Genil en los años 40 donde vendían lavadoras, radios... y fabricó una pequeña estrella de Navidad con luces para su escaparate. Al comerciante de enfrente le gustó y le encargó otra y así sucesivamente. En aquella España la luz era símbolo de alegría y felicidad, hoy 70 años después también». Quien habla es el nieto (25 años) del visionario de Puente Genil, que lleva su mismo nombre y apellido: Francisco Jiménez. Que también coincide con el nombre de su tío, actual presidente.

La j por la x

Los Jiménez cambiaron la jota por la x por una cuestión de publicidad cuando la empresa se empezó a expandir por el Levante y ahora el grupo, que el año pasado facturó en torno a los 41 millones de euros, trabaja con dos marcas, Iluminaciones Ximenez, la empresa matriz y líder de España e Ilmex Illumination, para el extranjero.

«Mi abuelo se dio cuenta de una cosa muy simple, en las Fiestas de Navidad tenía mucho trabajo, pero era solamente estacional, si quería crecer tenía que apostar por iluminar las ferias, que eran más espaciadas en el tiempo. Ahora -explica Jiménez- no paramos, después de las ferias vienen las fallas, el ramadán para los países musulmanes, el fin del mismo, el festival de las luces en la India y luego los festivales de luz que se celebran en Europa donde arquitectos o diseñadores locales dibujan bocetos y nos encargan que los convirtamos en luz, incluso hay concursos en los que cada barrio o zona compite».

En España Iluminaciones Ximenez no tiene competencia, se lo han labrado paso a paso hasta convertirse en una empresa que con sus 600 trabajadores y 160 vehículos dan un servicio completo 24 horas al día en cualquier punto de España. «En Madrid y Málaga nadie más que nosotros se ha presentado porque son proyectos tan grandes que no pueden cumplir el pliego de condiciones; nosotros entregamos llave en mano, diseñamos, montamos, instalamos y desmontamos. Ahora, por ejemplo, con el vendaval Ana, nos hemos tenido que trasladar por todo el norte para quitar y volver a poner todas las instalaciones por las fuertes rachas de viento», justifica el tercer relevo de la familia Ximenez.

Iluminación en las calles de Málaga
Iluminación en las calles de Málaga-ABC

Que se hallan «comido» a las cerca de 600 empresas pequeñas y medianas instaladoras de luz en España no significa que se den por satisfechos. «Estamos entre las cinco más fuertes del mundo, de Puente Genil salen más de 20 millones de puntos de luz para iluminar la Navidad de medio planeta, ese es nuestro siguiente objetivo, ser los número uno». En su haber, la estructura del segundo árbol de Navidad más alto del mundo, en El Salvador, con 60 metros de altura, el toldo más grande de luces en la feria de El Puerto de Santa María o la portada de la Feria de Córdoba.

Pero no todo ha sido un camino de rosas. En plena crisis económica les pilla con el pie cambiado y las bombillas incandescentes, la materia prima de sus estructuras se convierten en un producto obsoleto, contaminante y que consume en exceso. Sólo por aquella fechas compraban al año cinco millones de euros en bombillas. Una nube negra no, negrísima estuvo a punto de llevarse por delante todo el proyecto, no apostaron por el led con suficiente antelación. «Cometimos un error, y no volveremos a hacerlo, no salir al extranjero y ver por donde se movían las tendencias, cuando una empresa no sale fuera no solamente pierde clientes, sino que no se da cuenta de lo que ocurre en el mundo», explica Francisco Jiménez.

Luces navideñas de esta empresa cordobesa
Luces navideñas de esta empresa cordobesa-ABC

De aquella crisis con expedientes de regulación de empleo, cierres parciales, bajada de sueldos de los directivos y de todos los que ganaran por encima de los 1.500 euros, en vez de hincar la rodilla se levantaron con más fuerza. «A los de la tercera generación nos mandaron en los años duros a una nave donde se hacían las reparaciones y el mantenimiento, y nosotros le dimos la vuelta a la tortilla y allí nació Ilmex; fin del concepto iluminar, ahora íbamos a decorar, nos trajimos a los mejores diseñadores a Puente Genil, Amaya Arzuaga, David Delfín, Devota & Lomba, el estudio de los arquitectos Andrés Jaque, Ágata Ruiz de la Prada y un largo etcétera y les pedimos que nos dibujaran la Navidad, que nosotros nos encargábamos de darle forma. Es lo que tenía el led, que nos permitía ser diferentes. Sin darnos cuenta reinventamos la industria y multiplicamos por diez las ganancias», manifiesta orgulloso Jiménez.

Especialistas en paquetería

Ahora ellos son la referencia y les vigilan para copiarles, lo que lejos de molestarles les enorgullece. Y es que detrás de una simple iluminación de Ximenez hay diseñadores gráficos, arquitectos, ingenieros, técnicos electricistas, gruistas y hasta especialistas en paquetería, «desde cuenta que trabajamos con un material muy frágil y si no está bien embalado y empaquetado puede llegar estropeado o roto».

«Nosotros buscamos el “¡guau!”, que la gente grabe con el móvil el espectáculo de luz y lo suba a sus redes sociales, que se hagan “selfies”. El túnel de luz de Málaga el año pasado tuvo tan solo en treinta días más de 2.600.000 visitas, está comprobado que una calle comercial iluminada aumenta sus ventas, esto son más impuestos, por lo tanto más dinero para las arcas públicas y se cierra el círculo, con un buen proyecto ganamos todos. Málaga hoy es una referencia, de hecho Ostende en Bélgica contactó con nosotros y nos pidió un túnel como el de la calle Larios. Málaga lo vio como una inversión, no como un gasto», defiende Jiménez.

«Hemos pasado de ser servidores a referentes internacionales y eso ha sido posible gracias al trabajo y el esfuerzo de los trabajadores de esta empresa. Acabamos de cerrar un contrato con la joyería estadounidense Tiffany´s para iluminar sus escaparates en Norteamérica y Canadá, cuyas negociaciones han durado seis meses, no nos queda más remedio que aspirar a ser los número 1», concluye la joven esperanza.