Casi 40 años después de la Constitución del 78 ya se piden reformas
Casi 40 años después de la Constitución del 78 ya se piden reformas - ABC
LA CARTA MAGNA VISTA DESDE EL SUR

Los partidos en Andalucía resaltan la igualdad como eje de la reforma constitucional

No hay una voz común andaluza sobre el debate territorial y cómo debe encajar la comunidad en una futura reforma

SEVILLAActualizado:

Hay quien defiende que no es necesaria una reforma de la Constitución, que está plenamente vigente, y quien, por el contrario, considera que es lo más urgente para España, su principal problema. Los líderes de los partidos políticos andaluces tienen una postura sobre el debate territorial que no siempre coincide con la que defienden en Andalucía sus líderes regionales. Y esa realidad provoca no pocas tensiones porque, en algunos casos, es difícil casar el discurso oficial con el andaluz. Sobre todo en este momento cuando los esfuerzos están centrados en la campaña electoral del 21 de diciembre en Cataluña y los mensajes políticos procuran mantener una cierta condescendencia con la causa catalana.

El Parlamento andaluz tiene abierto un grupo de trabajo sobre la financiación autonómica con el que Susana Díaz pretende empoderarse ante el resto de España para defender más dinero para una Andalucía que ha salido claramente perjudicada con el actual modelo. Pero no hay nada sobre el modelo territorial que levanta muchas más ampollas y en la que parece difícil llegar a un acuerdo en este preciso momento. Sin embargo, sí hay un término irrenunciable para todos los líderes políticos andaluces según han explicado a ABC: Cualquier modelo de Estado pasa por garantizar la igualdad de todos los españoles, una igualdad que, los más críticos, creen que se ha ido quebrando con el desarrollo del Estado de las Autonomías.

Gregorio Cámara, del PSOE, aboga por un modelo federal preciso

El catedrático de Derecho Constitucional Gregorio Cámara, diputado por Granada en el Congreso y miembro de la Ejecutiva Regional del PSOE es el principal portavoz de la postura socialista. Y, curiosamente, no sólo la de Andalucía sino también la del resto del partido en el Congreso de los Diputados, aunque importantes líderes orgánicos no compartan sus tesis.

Gregorio Cámara defiende la llamada Declaración de Granada que el PSOE aprobó en 2013. «Hay incoherencia y deficiencias en el modelo actual que se ha desarrollado sin una arquitectura constitucional que lo acompañe. Y eso ha provocado un bilateralismo en las relaciones y que no haya la lealtad requerida».

Con estos argumentos, el PSOE defiende un modelo federal claramente definido. «Lo tenemos de facto pero no están los principios bien definidos y de ahí surgen los problemas». También apuestan por una reforma del Senado para que sea realmente una cámara que represente a los territorios. Ahí sí que están dispuestos a negociar los detalles. La redistribución de las competencias es otro de los asuntos que se deben abordar, «Es complejo y conflictivo pero deben quedar claramente establecidas cuáles son exclusivas del Estado. Deben estar definidas para todos los territorios y no establecer diferencias que supongan privilegios sino que sean culturales y de identidad, de lengua o de foralidad, insularidad, etc.»

Carmen Crespo del PP cree en las personas, no en el territorio

El PP defiende que Andalucía tiene un autogobierno consolidado con un Estatuto que, además, todavía no está completamente desarrollado después de su última reforma. La portavoz parlamentaria de los populares, Carmen Crespo, defiende que hay que apostar por la «solidaridad entre españoles porque hablamos de personas y no de territorios y Andalucía sabe mucho de eso».

El PP andaluz asegura que defiende el mismo modelo territorial que su partido en todo el país y, en este sentido explican que su preocupación es «mejorar la vida de los andaluces y para ello apostamos por ejercer la autonomía dentro de la igualdad y la solidaridad».

Crespo asegura que el PP mantiene el mismo discurso en toda España, «en Cataluña hay unos señores que quieren desigualdades pero la sociedad ha reaccionado bien y no creo que nadie opte ahora por dar marcha atrás. Debemos ir hacia adelante y respetar el espíritu de la Constitución que deberá ser actualizada pero siempre teniendo claro qué modelo territorial vamos a defender entre todos».

Esperanza Gómez de Podemos pide más competencias

La formación morada es consciente de que no tienen un único discurso sobre el modelo territorial si bien desde Andalucía, la portavoz adjunta Esperanza Gómez, constitucionalista, tiene muy claro cuáles son las prioridades de su formación en Andalucía. «Queremos un modelo federal que mejore el nivel de autogobierno de las comunidades autónomas sobre todo en lo que se refiere a la capacidad de gestionar el modelo productivo y que pasa por las energías renovables en la zona de Europa con más horas de sol, un importante viento y costas».

Podemos propone un federalismo simétrico y que las comunidades autónomas tengan definidas cuáles son sus competencias. «Todas por igual con un solo listado de competencias del Estado y con un Senado que sea una cámara de representación territorial de verdad, con la asistencia de los consejeros correspondientes de los gobiernos autonómicos dependiendo del asunto a tratar».

Paquetes básicos para Juan Marín, de Ciudadanos

Resulta curioso destacar cómo el líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, defiende también un modelo federalista «con un nivel de competencias sin matizaciones y la descripción concreta de cómo lo pagamos». Ciudadanos es muy crítico con la posible reforma de la Constitución «que no se puede hacer para contentar a Junqueras porque llevamos 40 años de debate y consenso».

Juan Marín no tiene empacho en asegurar que está en contra de los «privilegios forales que no llegan al resto de comunidades autónomas». Pero no está en contra de reformar la Constitución si llega el caso. «Tenemos que retocar lo que no funciona pero equilibrar a todas las comunidades porque ¿quién le quita el status quo a vascos y navarros? Hacen falta entre 20.000 y 40.000 millones en la bolsa de financiación de las comunidades autónomas y no es para tomarlo a la ligera. Defendemos el criterio de la población ajustada porque hay que financiar a los ciudadanos y no a los territorios».

Juan Marín es muy crítico con el resto de fuerzas políticas, a las que acusa de modelar su discurso dependiendo de las comunidades autónomas. «El PSOE vota en el País Vasco con el PNVy el PP enseguida va a estar dispuesto a dejar que Madrid mantenga los privilegios que tiene».

Antonio Maíllo de IU habla de la capacidad de decidir

Antonio Maíllo se muestra vehemente en su defensa del modelo de Estado. Quiere reivindicar la voz propia de Izquierda Unida en un debate en el que Podemos toma el protagonismo a nivel nacional por encima de su partido y en virtud de sus alianzas. Pero en Andalucía tiene un discurso propio. «Tenemos muy claro que queremos una Andalucía federal y una España como proyecto común en el que cada parte se sienta sujeto político y con capacidad de decidir. Queremos un espacio federal pero no para separarnos, como pretenden algunos, sino para unirnos. Un espacio de igualdad vinculado a derechos indirectos y directos que no pueden ser diferentes».

El portavoz andaluz de IU considera que el único modelo de Estado que garantiza la igualdad es el federal, mientras que el centralista o el confederal destruyen la equidad entre los ciudadanos. Asimismo, Antonio Maíllo reivindica el papel histórico que ha jugado la comunidad andaluza en el modelo territorial español: «A diferencia de hace 40 años, Andalucía tiene un gobierno que ha renunciado al papel que le ha tocado frente al conflicto catalán que tiene una difícil solución desde el frentismo». «El Gobierno andaluz se constituyó no frente a un territorio sino identificando su autogobierno con más cuotas de poder y fue como centro político de aglutinación. Ahora pedimos persuadir al independentismo, frente al ‘a por ellos’ queremos ‘con ellos’».