El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, cuya declaración de bienes fue publicada con su firma falsificada
El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, cuya declaración de bienes fue publicada con su firma falsificada - MAYA. B.
POLÍTICA

Podemos publicó en su portal de transparencia un documento donde falseaba la firma de Íñigo Errejón

Un perito calígrafo asegura que documentos denunciados en su día por ABC por presentar borrones y modificaciones fueron rubricados por «dos personas diferentes»

SEVILLAActualizado:

El portal de transparencia de Podemos, presentado a bombo y platillo a finales del año 2014 tras la publicación de las declaraciones de actividades y bienes patrimoniales de sus cargos públicos y orgánicos, llegó a alojar durante casi cuatro meses un documento en que se falsificaba la firma del número dos de la formación, Íñigo Errejón.

Así lo asegura Juan Carlos González Guerrero, perito calígrafo experto en el análisis de firmas consultado por ABC y que, en un completo dictamen pericial caligráfico de 21 páginas, ha analizado las firmas presentes en documentos atribuidos al secretario de Política y Área de Estrategia y Campaña de Podemos, concluyendo que las rúbricas que aparecían en dos versiones diferentes de su declaración de bienes y actividades fueron «realizadas por personas distintas».

En concreto, el informe grafocrítico en manos de ABC compara la firma incluida en la declaración de bienes y actividades del número dos de Podemos inicialmente presentada a mediados de diciembre de 2014 [ver documento completo] frente a la versión modificada de este mismo documento [consultar PDF] que fue alojada el 7 de marzo de 2015 tras denunciar ABC que el documento original presentaba una manipulación en el apunte sobre el polémico contrato de investigación con la Universidad de Málaga.

Las diferencias clave entre los grafismos

El dictamen pericial realizado por el experto, con más 15 años de acreditada experiencia en tribunales y juzgados, analiza factores como el aspecto general, el tamaño, la presión, la dirección, la inclinación, la cohesión, la velocidad, la ornamentación o las fases en que se realiza cada una de las firmas cotejadas. De su estudio en profundidad es posible deducir «la intervención de dos firmantes diferentes», tal y como concluye el documento que obra en manos de ABC de Sevilla.

Firma que aparece en la declaración inicial de bienes y actividades de Errejón
Firma que aparece en la declaración inicial de bienes y actividades de Errejón- ABC

Así, González Guerrero apunta a que aunque entre ambas firmas hay rasgos que coinciden, «difieren en el trazado de los movimientos escriturales que componen su realización». Entre los detalles diferenciales, el trazado de la «I» inicial, que mientras en una firma se realiza en forma rectilínea seguida de un punto a nivel superior sobre la línea de base de la firma, en la otra muestra se traza de una «forma más curvada y el punto que la sigue se sitúa a nivel inferior, prácticamente en la línea de base de la firma».

En esta misma línea, el perito destaca diferencias en la construcción de todas y cada una de las letras que componen las firmas. Sirva como ejemplo la «E» de inicio del apellido «Errejón». En una de las rúbricas se compone de tres movimientos escriturales»: primero se traza el fuste vertical y la zona inferior describiendo un ángulo curvo en la unión con la zona inferior, después el travesaño superior y finalmente el travesaño de la zona media, prácticamente pegado al fuste vertical. Por su parte, la otra signatura «se compone sólo de dos movimientos escriturales»: en el primero de ellos se realiza la zona superior, el fuste vertical y la zona inferior del grafismo, con un ángulo de unión recto; y en el segundo de ellos se produce el travesaño central, despegado del fuste vertical.

Firma del documento una vez modificado en la web de transparencia de Podemos
Firma del documento una vez modificado en la web de transparencia de Podemos- ABC

De igual modo hay diferencias remarcadas entre las escritura caligráfica y diferenciada en una de las firmas y el trazado «confuso y mezclado» de la otra versión. Además, la «j» del apellido se construye en «forma similar a una “s” alargada, con un último trazo regresivo que sube de derecha a izquierda» en una de las rúbricas mientras que la otra presenta «una “j” muy simplificada», según entiende el experto perito.

Estudio de la rúbrica y superposición

Otra de las claves para determinar la falsificación se encuentra en la realización del gesto final de la rúbrica. En ambos casos se traza una especie de óvalo que en un caso «se prolonga claramente por la zona izquierda de la “I” inicial» mientras que en otro «se inicia en contacto con los últimos grafismos del apellido “Errejón” y su recorrido hacia la izquierda apenas sobrepasa la “I” incial».

A su vez, el estudio técnico de la superposición de las firmas cotejadas también refleja discrepancias en la construcción y desarrollo de las muestras. Por ejemplo, en el hecho de que las firmas «ocupan proporcionalmente una extensión diferente, sobre todo en sentido horizontal, y se advierten variaciones relevantes de su recorrido».

La firma «indubitada», en la web del Congreso

Una vez determinado el hecho de que las firmas entre ambos documentos fueron realizadas por diferentes personas, el perito González Guerrero asegura que la versión falsificada sería la presentada originalmente, al coincidir la rúbrica actualmente alojada en el portal de transparencia de Podemos –tras su pertinente rectificación tras una información de ABC– con otras firmas que de manera «indubitada» pertenecen a Íñigo Errejón, entre ellas la que se presenta en su declaración de bienes y rentas presentada este pasado 7 de enero al Congreso de los Diputados [ver documento].

Desde Podemos, tras tener conocimiento de la existencia de este informe pericial caligráfico y tratar el asunto directamente con Íñigo Errejón, se han limitado a manifestar a este diario que las firmas cotejadas «no son falsas».