CONTRABANDO

¿Hay que poner un estanco en la Feria?

Detectives de una multinacional tabaquera confirman que baja la venta de tabaco ilegal en las ferias andaluzas

Um hombre ofrece tabaco en la Feria de Sevilla
Um hombre ofrece tabaco en la Feria de Sevilla - ROCÍO RUZ
S.A. Sevilla - Actualizado: Guardado en: Andalucía

Investigadores de la compañía tabaquera Philip Morris han detectado que la venta ilegal de tabaco en ferias de Andalucía y Extremadura decae, aunque las mafias responsables de esta actividad están cambiando su modus operandi para burlar el control policial.

La compañía ha informado hoy en un comunicado de los resultados de un programa puesto en marcha para indagar este tipo de contrabando a través de investigadores privados, cuyos resultados son compartidos posteriormente con las fuerzas de seguridad.

De acuerdo con los datos recogidos durante los últimos años, la existencia de puntos de venta de tabaco oficiales dentro de los propios recintos «ayuda a disuadir a las mafias y reduce considerablemente el problema», apuntan desde la multinacional tabaquera.

En este sentido, la división española de la empresa cita como ejemplo el de Málaga, donde cayó el contrabando de tabaco tras la apertura de un estanco dentro del recinto, en contraste con Cáceres, donde a diferencia de 2016 no había este año un punto de venta oficial y se observó un repunte de la venta ilegal.

«Ciudades como Sevilla, Málaga, Algeciras, Badajoz y Córdoba han notado una bajada en la presencia de vendedores de tabaco ilegal en sus ferias, aunque eso no conlleve un descenso de las aprehensiones respecto a años anteriores», confirman desde la tabaquera.

En lo que va de año, la feria de Córdoba ha sido la que mayor número de incautaciones registró, según estas mismas fuentes, que han recordado que se trata de la localidad española con mayor índice de consumo de tabaco ilegal.

Los investigadores han detectado, además, que la cada vez mayor presencia y cooperación policial hace que las mafias «alteren su modus operandi» y se vuelvan «cada vez más precavidos».

Entre estos cambios de comportamiento, han detallado que las ventas se concentran por la noche -cuando más gente acude a la feria-, que el vehículo donde reponen su mercancía ya no está aparcado al lado del recinto y que cuentan con «aguadores» o personas dedicadas a avisar de la cercanía de los agentes de forma «constante».

Toda la actualidad en portada

comentarios