Susana Díaz conversa con Juan Marín en su escaño del Parlamento
Susana Díaz conversa con Juan Marín en su escaño del Parlamento - RAÚL DOBLADO

La presión de Juan Marín al Gobierno de Andalucía dura dos semanas

El líder de Ciudadanos pacta con el PSOE iniciar los trámites de la Ley de Formación Profesional en el mes de marzo

SEVILLAActualizado:

La presión de Ciudadanos al Gobierno de Susana Díaz ya ha finalizado. Si en las últimas semanas Juan Marín había aumentado su nivel de exigencia al Gobierno andaluz para mantener su apoyo criticando las decisiones políticas de la presidenta Susana Díaz (con el Brexit y su visita a Bruselas, por ejemplo) y amenazando con aprobar leyes por su cuenta, este lunes ya dio por cubiertas sus expectativas con la promesa de que las conclusiones del grupo de trabajo sobre la reforma electoral llegarán al Parlamento antes del 15 de marzo (lo que no quiere decir nada sobre su aprobación definitiva, que es muy compleja) y de que en el primer pleno de marzo se empiece a tramitar la Ley de Formación Profesional.

Marín también ha aceptado como válido que la Ley de Emprendimiento —una de las que él mismo defendía como «irrenunciable» hace apenas unos días— llegue al Parlamento «a finales de abril o primeros de mayo» una fecha que supone, de facto, que la normativa no se podrá aplicar en esta legislatura que terminará en marzo de 2019 si no hay adelanto electoral. Tampoco hay noticias de la reforma del consejo de administración de la RTVA o de la renovación de la Cámara de Cuentas, dos órganos en los que su partido no está representado.

El propio Juan Marín es conocedor de que las fechas que ha pactado con los responsables de la Junta y el PSOE de Andalucía para este último tramo de la legislatura supone una renuncia a una buena parte del pacto de investidura que sentó a Susana Díaz en la presidencia del Gobierno autonómico.

Él mismo pidió asesoramiento a los letrados del Parlamento quienes le explicaron que toda norma que no entre en la Cámara antes del 31 de marzo, quedará pendiente para la próxima legislatura.

Movimientos internos

Sin embargo, las urgencias de Marín se han calmado casi al mismo tiempo que los movimientos internos en Ciudadanos que especulaban con otro posible candidato a la presidencia de la Junta por su «entreguismo» al Gobierno de Susana Díaz. Marín insistía este lunes en destacar que no hay motivo para un adelanto electoral dejando claro que su partido sólo piensa en «trabajar» y no en las urnas como otras formaciones políticas en una clara alusión al PP.

Por cierto que algunas encuestas que maneja el PSOE regional ponen de manifiesto que los votantes andaluces se inclinan por los partidos que aportan «estabilidad» a la comunidad autónoma, es decir, a Ciudadanos y al PSOE, que mantendría su representación actual.