Un agricultor en un viñedo de regadío
Un agricultor en un viñedo de regadío - ROBERTO MILÁN

Los regantes denuncian que el impuesto de sucesiones «pone en peligro» la continuidad de las explotaciones

La asociación Feragua pide su supresión porque supone una «amenaza» para el mantenimiento de la actividad productiva

SEVILLAActualizado:

La Asociación de Regantes de Andalucía Feragua también ha mostrado su oposición al impuesto de sucesiones y se ha unido a la campaña de la Asociación Stop Impuesto de Sucesionespara que se suprima. En un comunicado señala que este tributo constituye una «amenaza» para el mantenimiento de las estructuras productivas, «perjudica» a las empresas y «lesiona» su competitividad. En suma, «pone en peligro la continuidad de las explotaciones de regadío».

Esta asociación critica «el profundo carácter discriminatorio» del impuesto que grava las herencias y considera que pone a los regantes andaluces «en situación de desigualdad» con el resto de regantes españoles en referencia a otras comunidades donde existen más reducciones y bonificaciones para los autónomos agricultores.

Se trata de «una desigualdad jurídica que acaba mermando las posibilidades desarrollo de la agricultura de riego andaluza en relación con la del resto de España y de Europa». Por consiguiente, «resulta muy perjudicial para una actividad económica fundamental en Andalucía», que supone el 60 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) agrario en Andalucía.

El sector genera «más de 200.000 empleos y un volumen de facturación anual superior a los 6.000 millonesde euros, con beneficios directos para el medio ambiente, el equilibrio demográfico y el sostenimiento del medio rural».

Feragua representa a más de 50.000 comuneros regantes, con una superficie de 300.000 hectáreas, y una media de seis hectáreas por comunero.

La mayor parte de los regantes representados por Feragua son pequeños y medianos comuneros para los que «el impuesto de sucesiones, además de un injusto agravio comparativo con regantes de otras comunidades, representa una amenaza real para la subsistencia o el mantenimiento del tamaño y competitividad de sus explotaciones».

El presidente de Feragua, José Manuel Cepeda, y el presidente de la Asociación Stop Impuesto de Sucesiones tienen previsto mantener un encuentro para formalizar su acuerdo y diseñar posibles acciones comunes.