Reina es agente de la Guardia Civil
Reina es agente de la Guardia Civil - LAURA MONTES
IMPUESTO DE SUCESIONES

«Me siento acosado por Hacienda tras sacar a la luz mi embargo por la herencia de mi tía»

Juan Antonio Reina relata que le ha pedido documentos de 1976 por el impuesto de sucesiones

SEVILLAActualizado:

Juan Antonio Reina Morales, que tiene dos cuentas corrientes embargadas hasta el año 2117 a causa de una herencia de su tía, asegura que su situación se ha agravado a raíz de sacar a la luz su caso. «Quiero denunciar públicamente el acoso que estoy sufriendo por parte de la Agencia Tributaria de Andalucía (dependiente de la Consejería de Hacienda) desde que conté lo de mi embargo en ABC», lamenta, desesperado, este guardia civil de Dos Hermanas. «Me han pedido hasta el contrato privado que firmaron mis tíos en el año 1976 para comprar una parcela en Coria del Río y les he entregado 33 pagarés o letras de cambio firmados por ellos que he encontrado de milagro», relató agobiado.

La Consejería le reclama el pago de 143.778 euros, con intereses de demora

La Consejería le reclama el pago de 143.778 euros, con intereses de demora, por la liquidación del impuesto de sucesiones de los bienes heredados por su tía de su hermano. Al morir ésta, Reina heredó una casa, una parcela y un coche. Pero el importe debía haber sido de «cero euros» porque su tía tenía una discapacidad del 33% y había heredado de su hermano fallecido cuatro años antes la vivienda que era el domicilio habitual que compartían. Ambos supuestos estarían cubiertos por exenciones que contempla la Junta. En su momento no se tuvieron en cuenta por falta de información de la difunta o por los errores de la Administración, que dijo haber extraviado el expediente cuando Reina, su único heredero legítimo, acudió a la Agencia Tributaria para saber si su tía, que murió por un cáncer de colon, estaba al corriente de sus obligaciones fiscales.

Dos inspectores en el banco

Juan Antonio Reina relata a ABC que la directora de su banco le ha informado de que dos inspectores de Hacienda se presentaron en la sucursal de la que es cliente el pasado martes para pedir un certificado de la cantidad que le habían embargado debido a la imposibilidad de hacer frente a tan elevada factura fiscal. Ni siquiera con los ingresos obtenidos gracias a la venta de la vivienda heredada, ubicada en la citada localidad sevillana, le dan para cubrir las deudas.

Según cuenta este guardia civil, los inspectores de la Administración se presentaron en el banco un día después de que ABC publicara su caso y de que la Consejería de Hacienda informara de que había ordenado, con fecha del 8 de febrero pasado, la suspensión del embargo hasta que se verificara la información completa y se cuantificara la liquidación total del impuesto.

A preguntas de este periódico, la consejera insistió ayer en la misma idea. Sin embargo, la realidad, al menos hasta ayer, es que las cuentas de este contribuyente continúan embargadas y que la situación económica cada vez se torna más desesperada. «Yo no soy un delincuente ni un estafador», clama este contribuyente con la voz quebrada por la emoción.

A sus 45 años no sabe cómo salir de este atolladero. Hace seis meses, presentó un recurso ante la oficina liquidadora de Dos Hermanas solicitando la paralización de los expedientes de apremio. Está esperando una respuesta. Aparte de los 143.778 que le reclaman, ya ha pagado otros 50.000 euros por la liquidación que le correspondía abonar a él como heredero.