Un autónomo delante de su ordenado
Un autónomo delante de su ordenado - ABC

«Me siento engañado. Mi ayuda está aprobada pero que lo de cobrar va para largo»

Un autónomo relata a ABC la odisea que está viviendo para recibir apoyo público a su web de venta online

SevillaActualizado:

A sus 27 años, Adrián V. no tiene mucha fe en la palabra de los políticos. «Se les llena la boca prometiendo que van a ayudar a los emprendedores, pero luego nos impiden emprender, no nos ayudan nada», lamenta este sevillano que solicitó una ayuda el 1 de abril de 2015 para lanzar un «marketplace», una especie de «plaza de abastos en Internet, como Amazon pero más pequeña», aclara.

A través de una web, este joven autónomo proporciona un canal a otros vendedores para mostrar sus productos a los clientes, igual que un centro comercial lo hace con las tiendas físicas. Hasta el 29 de noviembre de 2016, año y medio después de presentar la solicitud, no le comunicaron que su resolución era favorable. Pero desde entonces hasta ahora no ha recibido noticia alguna.

La Junta de Andalucía no le ha ingresado los 4.000 euros que le concedieron para ayudarle a montar su negocio de comercialización de productos en Internet.

«He estado hablando un montón de veces con los funcionarios de la oficina de atención al autónomo de la Junta para preguntar por mi ayuda; me dicen que está aprobada pero que lo de cobrar va para largo porque eso lo tiene que pagar Hacienda». Tras contactar con esta última consejería, la respuesta que le dieron es que «no han llegado mis documentos».

El impago ha obligado a este autónomo a replantear su proyecto inicial: «Me ha impedido crecer a un ritmo más rápido; no he podido hacer más publicidad para darme a conocer y si hubiese tenido la ayuda, quizás habría contratado a otra persona para no soportar yo solo toda la carga de trabajo». A través de su página ofrece 1.500 productos y aspira a llegar los 5.000 artículos en catálogo.

La burocracia tiene un efecto disuasorio para los emprendedores. Adrián está indignado. «Si prometes una cosa, tienes que cumplirla. No puede ser que la administración prometa ayudas en 2015, 2016 y 2017, cuando ni siquiera ha pagado las que sacó antes. Eso no tiene sentido». ¿Engañado? «Claro. Me siento engañado por mi propia comunidad autónoma», clama.