Susana Díaz, durante el encuentro radiofónico con el expresidente Escuredo sobre el 4-D
Susana Díaz, durante el encuentro radiofónico con el expresidente Escuredo sobre el 4-D - EFE
CUARENTA AÑOS DEL 4-D

Susana Díaz advierte del regreso de la España de las dos velocidades

La presidenta rechaza las propuestas de una Hacienda federal o usar el cupo vasco como modelo de financiación

SEVILLAActualizado:

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, considera que existe la tentación de volver al modelo de la España de dos velocidades contra la que se manifestaron las andaluces el 4 de diciembre de 1977 y aseguró que el Gobierno andaluz va a lenvantar la voz contra cualquier medida que suponga ahondar más en los desequilibrios territoriales.

En este sentido Díaz ha rechazado este lunes la propuesta del lehendakari, Iñigo Urkullu, de usar el cupo vasco como referencia para el sistema de financiación autonómica, «porque supondría romper la caja única de la Seguridad Social y poner en peligro a todo el país». Díaz reiteró igualmente su rechazo a la propuesta del líder del PSC, Miquel Iceta, de crear una Hacienda federal con la que la Generalitat asuma la responsabilidad fiscal, si bien reconoció que será prudente en las críticas a un compañero que está en campaña electoral.

La presidenta andaluza ha participado este lunes junto al expresidente Rafael Escuredo en los Encuentros de la SER dedicados a los «40 años del 4-D», coincidiendo con el día del aniversario. Allí Susana Díaz ha reivindicado a Andalucía como factor de equilibrio, aunque dadas las circunsntancias «tendremos que volver a levantar la voz, ya que hay quienes van a pretender callar a algunos a cambio de privilegios y no lo vamos a consentir. Alzaremos la voz c0n la misma lealtad que el 4 de diciembre y el 28-F, por la igualdad y dentro de la Constitución».

En una de sus intervenciones la predidenta andaluza ha vuelto a exigir la reforma del actual modelo de financiación autonómica y se ha mostrado convencida de que Rajoy la «retrasará hasta que estén más cerca las elecciones para hacer regalitos fiscales». En este sentido Susana Díaz criticó que el presidente del Gobierno no aborde el modelo de financiación pero renueve por la vía de urgencia el cupo vasco. Para la presidenta, «mientras haya quien se siente dicriminado tendremos una España fragmentada».

Prueba de ese discriminación, es la deuda que reclama la Consejería de Hacienda al Gobierno español de 5.522 millones de euros y que obligará a la Junta de Andalucía a tener que adelantar dos mil millones de euros el 1 de enero para asegurar la sostenibilidad de los servicios públicos.