La falta de personal médico provoca varias incidencias en Andalucía
La falta de personal médico provoca varias incidencias en Andalucía - ABC

«Váyase a Punta Umbría»: el consejo a una chica que sangraba a chorros en El Portil

La falta de sanitarios en los centros de salud multiplican las incidencias entre los pacientes que acuden al médico

SEVILLAActualizado:

Los datos recogidos por CSIF en su informe no son solo cifras. Detrás de las 2.600 camas cerradas hay personas que no van a poder ser ingresadas o que tendrán que esperar más tiempo en los pasillos de un hospital. La foto de una anciana de 96 años en una abarrotada sala de espera del Hospital de Valme que publicaba ABC la pasada semana se ha convertido en una de las imágenes del impacto de los recortes sanitarios en Andalucía.

La Consejera de Salud, Marina Álvarez, aseguró el jueves en el Parlamento que el Plan de Asistencia Sanitaria en verano «está cumpliendo su objetivo», una vez que se ha contratado a más de 13.000 profesionales, lo que supone casi el 80 por ciento de las contrataciones previstas. De entre las contrataciones, 4.900 se refieren a cobertura de bajas y otras incidencias, aunque admitió que hay dificultades para contratar determinados perfiles profesionales y que en la actualidad se está intentando resolver el problema realizando «miles de llamadas» al listado adicional de la bolsa de empleo público, con convocatorias específicas en determinadas áreas y con mejorar de empleo temporal.

Según la consejera, el de verano es un «plan flexible que se va modificando y adaptando a las necesidades e incidencias que van surgiendo con las herramientas disponibles».

La críticas, no obstante, se extienden por todas las provincias, tanto en profesionales que hablan de servicios y condiciones de trabajo no pactadas como de usuarios que denuncian carencia de medios y esperas injustificadas para recibir atención sanitaria.

En Cádiz, por ejemplo, las Urgencias del hospital Virgen del Mar están bajo mínimos. Así lo denuncian desde Ciudadanos, quienes hablan de una situación de «descontrol». Desde este partido aseguran que hay falta de camas, y de personal «alarmante». Y añaden que la Junta debe explicar por qué el hospital de referencia de Cádiz vive esta situación, que deja a sus pacientes con menos medios de los previstos para su atención.

En Málaga no andan mejor. Un grupo de médicos de familia, agrupados en la plataforma «Basta ya», reclaman a la Junta de Andalucía diálogo ante la «degradación y el desmantelamiento» de la atención primaria en la provincia.

Estos profesionales aseguran que la situación es «insostenible» y que este verano tan solo se ha contratado a diez médicos sustitutos en la ciudad, siete de familia y tres pediatras. «Harían falta 111 contrataciones para sustituir las vacaciones de verano», cifra con la que se cumpliría la recomendación del propio Servicio Andaluz de Salud (SAS) de que se tome vacaciones un tercio de la plantilla cada mes, explican.

El portavoz de la plataforma, Carlos Bautista, deja claro que se ha llegado a esta situación por la degradación de la atención primaria, no por las guardias de más que tienen que realizar este verano. «Imaginaos la cara que se nos queda cuando nos dicen (los pacientes) que llevan esperando un año para una prueba determinada o tres para una prótesis de rodilla», relata.

Quienes esperan cirugías menores también se ven afectados por esta falta de médicos. Y quienes dependen de las citologías o visitas domiciliarias.

Uno de los argumentos en los que el SAS se apoya para justificar una disminución del personal en las capitales es el esfuerzo que realiza en contratación para dotar de más personal a las zona costeras, donde se concentra en verano más población. Lo ocurrido el pasado sábado en el consultorio de El Portil, una popular zona de veraneo onubense entre Punta Umbría y Cartaya, viene a confirmar que se trata de una excusa. A mediodía en el consultorio sólo atendía una administrativa en recepción para informar a los pacientes que demandaban asistencia sanitaria que no había ni médico ni enfermeros en el centro y que si no querían esperar se dirigieran a los centros médicos de Punta Umbría o de la capital si no querían esperar mucho, ya que el equipo médico estaba desplazado y tenía otro servicio pendiente.

Entretanto, algunos usuarios rellenaban hojas de reclamaciones ante la falta de personal sanitario en un centro abierto al público, llegaba una chica accidentada con herida abierta en una mano acompañada de unos socorristas, que no daban crédito a que nadie pudiera ayudarles mientras la chica sangraba abundantemente y se les recomendaba acudir a Punta Umbría.