Una hija y el yerno de Méndez Ferrín, empleados en la RAG que preside
Xosé Luis Méndez Ferrín, presidente de la RAG - pachu

Una hija y el yerno de Méndez Ferrín, empleados en la RAG que preside

La Real Academia Galega, financiada con dinero público, los contrató para llevar su web tras el acceso al cargo de Ferrín

Actualizado:

Son jóvenes, escritores ambos con publicaciones impresas en el mercado, filólogos y con un empleo en la Real Academia Galega que preside el padre de ella. Se llaman Oriana Méndez y Alberto Lema, hija la primera del escritor y académico Xosé Luis Méndez Ferrín, y pareja el segundo de la primera. Entre los dos ponen al día la página web de la RAG, con contrato en vigor desde que Ferrín preside la institución.

La Real Academia Galega no es una institución de carácter público, carece pues de mecanismos oficiales de contratación de personal y ejerce su política de recursos humanos con absoluta libertad. De hecho el de la hija y el yerno del presidente no es un caso aislado, aunque sí el más llamativo entre las 28 nóminas, que resguardan también a un hijo y un cuñado de otros dos relevantes miembros del actual órgano de gobierno de la institución, que tomó posesión en enero de 2010.

Pese a la libertad de contratación que les da su independencia orgánica, la RAG se nutre fundamentalmente -de hecho casi en exclusiva- de aportaciones de dinero público, procedentes de los Presupuestos Generales del Estado, de aportaciones directas de la Xunta y de las diputaciones y ayuntamientos de Galicia con los que cierra convenios puntuales.

  • «No estoy dispuesto a seguir mendigando», ha afirmado Ferrín
«No estoy dispuesto a seguir mendigando. Yo personalmente creo que si la sociedad y las instituciones creen que la Academia es necesaria que la mantengan, y si no, no». Era el enésimo llanto amargo de Xosé Luis Méndez Ferrín, que en las últimas semanas se ha arrimado a todos lo micrófonos para lamentar la falta de fondos para la Academia procedentes de los gobiernos regional y central.

La Academia de la lengua gallega tiene en la actualidad 28 empleados que, según el presidente de la institución, se encargan de mantener en marcha a la RAG a duras penas, es decir, dejando de editar «hasta diez publicaciones» y excusando su ausencia en diversos forosy congresos lingüísticos internacionales, cuenta el presidente.

Los 28 empleados de la RAG se han librado de cualquier tipo de rebaja salarial, que están siendo tan inevitables tanto en el sector público como en el privado. De hecho el propio presidente de la institución descartó recientemente que la escasez presupuestaria a la que se ve abocada la Academia vaya a tener algún tipo de repercusión entre los empleados, incluyendo a sus familiares, y será, si no se alcanza la cifra anual de 800.000 euros que Méndez Ferrín cree imprescindibles para «sobrevivir», a costa del posible cierre de bibliotecas y archivos dependientes de la RAG.

La naturaleza de la Academia, que el 25 de agosto de 1906 se convertía en eal y aprobaba sus primeros estatutos, es cultural y no dependiente de organismo alguno, lo que hace que no esté sujeta a escrutinio presupuestario o laboral alguno. Los miembros de la Academia no cobran, solo las dietas para los obligados desplazamientos para asistir a las sesiones plenarias.

«Una máquina de pensar»

En nómina están el propio presidente, Xosé Luís Méndez Ferrín; Xosé Luís Axeitos, como secretario; Manuel González, como tesorero; Euloxio Rodríguez, como archivero y Francisco Fernández Rei, en calidad de vicesecretario. Otros 23 empleados, entre los que se encuentra el chófer personal del presidente y los citados familiares, forman parte de una institución que tiene por objetivo ser «una máquina de pensar», según el propio Ferrín.

No existe gran secretismo sobre la política de contratación familiar, de hecho es algo que el entorno de la RAG reconoce sin demasiado prejuicio y que es conocido por estamentos y medios de comunicación. La naturaleza cultural de la RAG, y su papel «protector y difusor» de la lengua propia parecen dotarla de cierta inviolabilidad.

Mientras tanto, presidente y secretario han venido buscando titulares en busca de fondos para mantener tan familiar organización cultural. El miércoles se reúnen con Alberto Núñez Feijóo para apurar la aportación regional.