Córdoba

Córdoba / Torreparedones

La cosecha de un rico pasado

Día 16/12/2012
Temas relacionados

Con apenas un 5% del territorio excavado, el parque arqueológico de Baena no deja de dar sorpresas y ya es uno de los más variados de Andalucía

La cosecha de un rico pasado

Pronto hará 180 años del primer hallazgo, que como casi todo llega por casualidad y sin que nadie calcule las dimensiones de lo que ha pasado. El nombre de Torreparedones, en Baena, se ha asociado desde hace años a uno de los yacimientos más ricos y variados de Andalucía, por la extensión de arco cronológico y lo insólito de muchas de las piezas que han aparecido. Asomarse al santuario ibérico y al foro romano, ya merece una visita, pero sus responsables advierten de que es apenas un 5% de toda la superficie, y de que lo más interesante puede estar por llegar.

Nada menos que del verano de 1833 data el primer hallazgo que ofrecía Torreparedones: el mausoleo de los Pompeyos. Según narra el arqueólogo municipal, José Antonio Morena, «unos labradores del cortijo de las Vírgenes estaban en plenas faenas agrícolas y con motivo del laboreo de la tierra con una yunta de vacas se abrió un pequeño hueco en el que se hundió la pata de una de las reses. Allí se encontró un sepulcro con 14 urnas que contenían los restos incinerados de la familia de los Pompeyos, con la singularidad de que al menos 12 de las urnas de piedra tenían grabado el nombre del fallecido». Es el mausoleo de Los Pompeyos. Los estudios realizados sobre este hallazgo permanecieron cerca de dos siglos inéditos y el yacimiento solo estuvo en la mente de unos pocos estudiosos.

A finales de la década de los 80, es José Antonio Morena el que vuelve a poner Torreparedones en el candelero y, esta vez, para dejarlo ahí. Morena publica «El santuario ibérico de Torreparedones», el primer monográfico de la ciudad íbero-romana.

Este libro fue la chispa que arrancaba el motor para conocer todos los secretos de Torreparedones. Tras su publicación se pone en marcha el proyecto de investigación «The Guadajoz Proyect», en el que participan investigadores de la Universidad de Oxford, la Complutense de Madrid y la Universidad de Córdoba. Bajo este proyecto se realizan diferentes campañas de excavaciones en diferentes puntos de la muralla que rodea la ciudad y que ofrecen importantes hallazgos. Por lo que supone su contribución para conocer la religión íbera destaca el santuario, situado extramuros al sur de Torreparedones. Durante su excavación se hallaban unos 350 exvotos, figuras, tanto masculinas como femeninas, y piernas, que los devotos de la zona y los alrededores, entregaban a la divinidad que se adoraba en el templo, la diosa Dea Caelestis, en señal de agradecimiento por cumplir sus plegarias. Estos exvotos tienen tres peculiaridades que lo convierten en un conjunto votivo único: fueron hallados durante una excavación científica, la tosquedad y sencillez de sus formas, elaborados en piedra caliza local, y que son todos diferentes. Otro hallazgo importante de este proyecto realizado en colaboración con la universidad inglesa fue la puerta oriental.

Finalizado el trabajo con los ingleses, el Ayuntamiento de Baena y la Universidad de Córdoba continúan con las excavaciones y con la puesta en valor del yacimiento. Comienza la época más prolífica de Torreparedones. Los hallazgos se suceden. Entre 2009 y 2011 se realiza la excavación del foro de la ciudad romana. Un área que el profesor de la Universidad de Córdoba, Ángel Ventura, considera el mejor conservado de todas las ciudades hispano-romanas y todo un ejemplo de cómo se distribuían las ciudades romanas. Es aquí, en el foro, donde se encuentran los principales edificios públicos romanos. En el de Torreparedones ya se han identificado la basílica, la plaza, el templo y la curia. Y ha sido aquí donde se han localizado los hallazgos más importantes.

En 2009 se encontraba un busto del emperador Claudio divinizado. Una de las escasas representaciones de este emperador de la dinastía julio-claudia que se conocen en la Península. También salían a la luz ese año dos notables estatuas de mármol y se procedía a una exhaustiva excavación del macellum o mercado, del decumanus máximus o calle que cruza la ciudad de oeste a este y de las termas. A estos hallazgos hay que sumar el descubrimiento en el foro de una inscripción con el nombre del mecenas que sufragó la pavimentación de la plaza que reza: Marcus Iunius Marcellus.

Torso de emperador

En 2010 el gran hallazgo se produce en el pórtico norte del foro. A finales de año las excavaciones en esta zona sacan a la luz una thoracata, el torso de una figura masculina sin brazos y vestida con una coraza, que representa, parece ser, a un emperador con la indumentaria que lo identifica como comandante supremo de las legiones.

A principios de 2011, durante los trabajos previos para la construcción del centro de visitantes del parque arqueológico, se halla la segunda necrópolis de Torreparedones. La primera los Pompeyos, estaba al norte de la ciudad. Esta se encuentra al este y se han documentado unas 80 tumbas. Estas necrópolis, como el santuario, se encuentran fuera del recinto amurallado que delimita la ciudad. Dentro de la colonia romana, el foro volvía a dar nuevas alegrías.

Durante las excavaciones de la curia, el 1 de diciembre, aparecía un busto del emperador Augusto, del que el profesor Carlos Márquez de la Universidad de Córdoba destacaba su «excepcionalidad». Unos días más tarde, también en la curia, aparecían tres estatuas sedentes, una femenina y dos masculinas. Estas últimas son para el profesor Márquez «de una rareza extraordinaria» pues, además de estar sentadas, una de ellas lleva un calzado militar pero su vestimenta es civil, algo que no es normal. En 2012 han continuado los hallazgos importantes, como un conjunto numismático de la época de Nerón, una inscripción en mármol y restos de un casco de gladiador, además del altar original.

Los hallazgos se suceden y su importancia se multiplica a pesar de que tan solo se ha excavado un 5% de la ciudad que cuenta con una extensión de 10’5 hectáreas. ¿Qué queda por salir a la luz? Todo. Responde el arqueólogo municipal, José Antonio Morena. «Las viviendas, almacenes, sobre todo de grano, unas termas mayores» y sobre todo la inscripción que corrobore que la ciudad íbero-romana es la colonia Ituci Virtus Iulia.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.