Córdoba

Córdoba

El autobús escolar tiene dos piernas

Día 30/08/2013
Temas relacionados

El Ayuntamiento inicia la campaña para poner en marcha en diciembre los Camicoles, unas rutas a pie protegidas para que los alumnos lleguen hasta sus colegios del Centro

El autobús escolar tiene dos piernas

LAS fotografías en sepia no enseñan a niños con pesados libros entrando en un coche y, por lo general, tampoco en un autobús, sino con una liviana cartera camino del colegio por calles en las que el tráfico no amenaza demasiado. El Ayuntamiento de Córdoba quiere recuperarla como alternativa al camino en vehículo privado y para ello prepara un programa llamado «Camicole, mi camino escolar», que quiere promover que los alumnos de media docena de colegios del Centro acudan andando, al menos en una parte del camino, siempre reforzando la seguridad y protegiéndoles.

La delegada de Movilidad del Ayuntamiento de Córdoba, Ana Tamayo, presentó ayer esta iniciativa, que antes de ponerse en marcha, el próximo dos de diciembre, tendrá tres meses para hacer charlas y actividades con los centros, alumnos y padres para convencerles de que es la mejor opción para acudir a clase.

Camicole comienza ya entrado este curso en seis colegios, en la zona que se ha llamado Tendillas Sur, y que comprende los dos centros de la Trinidad, las Esclavas, la Milagrosa, la Inmaculada y Santa Victoria. La fórmula es sencilla: habrá paradas para los autobuses y los vehículos de los padres. Desde ahí, irán caminando según una ruta prestablecida, un camino que se preservará para ellos por las calles, preferentemente peatonales. Las paradas para los autobuses estarán en la glorieta de la Cruz Roja, el paseo de la Victoria a las alturas de Lope de hoces y Concepción y el cruce entre Gran Capitán y Ronda de los Tejares. Las de coches se han fijado en Cruz Roja, el tramo inicial y el final del paseo de la Victoria y el cruce de Ronda de los Tejares con Cruz Conde (ver gráfico).

«Pedibús»

Aunque los alumnos mayores no tendrán dificultades para llegar, el problema llegará con los más pequeños. Para ello el Ayuntamiento da la idea de que se contrate a monitores que les acompañen durante el camino, y hasta que se ponga en marcha lo que llaman el «Pedibús», que los mismos alumnos de un centro formen un grupo y se dirijan juntos a clase.

Es decir, un alumno del colegio de la Inmaculada al que sus padres dejasen en Ronda de los Tejares tendrían que emprender un camino que le llevaría a recorrer toda la calle Cruz Conde, cruzar la plaza de Las Tendillas hacia la calle Duque de Hornachuelos y desde ahí, por la plaza de la Compañía, llegar hasta su centro de enseñanza. Un alumno de la Milagrosa se bajaría en Gran Capitán y recorrería el Bulevar por el carril de su derecha, protegido para los alumnos, y luego a través de Gondomar aunque también lo podrán hacer llegando por la calle Concepción. Así, multitud de combinaciones que también podrán partir de la Puerta de Almodóvar.

Calmar el tráfico

Ana Tamayo explicó que se trata de un proyecto en el que han trabajado varias áreas municipales y que no implicará sólo mostrar una ruta, sino también mejorar los acerados y proteger los lugares por los que tienen que ir los niños. Estará señalizado con el logotipo de Camicole y llevarán en algunos puntos pegatinas de huellas. Además, comportará fórmulas como la reducción del tráfico en las horas en que los escolares entren y salgan, y conllevará la presencia de refuerzos de la Policía Local para garantizar la seguridad de estas rutas. Nuevos pasos de peatones, medidas de «calmado» del tráfico y otras ideas tienen que servir para que el camino al colegio se libre de sobresaltos. Es una idea, resaltó Ana Tamayo, que ya está en marcha en otras ciudades europeas donde el tráfico en los centros históricos se ha restringido.

El Camicole llega después de las continuas restricciones de tráfico en el Casco Histórico de Córdoba en los últimos años, sobre todo del corte total de la calle Cruz Conde, habitual paso de los autobuses escolares con los consiguientes problemas para los muchos colegios de la zona. Se llamará además a la puerta de los comerciantes para que colaboren y pongan en sus escaparates el emblema de Camicole, de forma que los lugares por los que pasen los pequeños estén también señalizados así, aunque como apuntó Ana Tamayo el Ayuntamiento insistirá en su identificación.

No se trata sólo de una cuestión de movilidad y tráfico, aunque el Consistorio insiste en que su intención es seguir favoreciendo el uso del transporte público y la bicicleta. También se enfoca como un beneficio para los niños, ya que se les «obligará» a hacer una pequeña dosis de ejercicio físico cada día, al ir y volver del colegio, y también redundará, según el Ayuntamiento, en la «socialización».

El próximo trimestre será el decisivo para el momento en que el Camicole comience a andar. Hasta entonces habrá reuniones con los colegios, alumnos y padres, para que se hagan a la idea de los beneficios de este programa, y donde tanto los técnicos del Área de Movilidad como una psicóloga les ayudarán a comprender los objetivos de una iniciativa que en principio tiene que llamar la atención de todos los implicados.

No se quedará ahí, porque los alumos recibirán cursos de educación vial impartidos por la Dirección General de Tráfico, un boletín bimestral y hasta una exposición, titulada «Caperucita camina sola», metáfora de la aventura que los escolares emprenderán a partir del próximo 2 de diciembre.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.