Clara Montes«Antonio Gala usa una metáfora tan bella que se musica sola»
Clara Montes, ayer, durante su actuación en la Fundación Antonio Gala para presentar su disco - VALERIO MERINO
Cantante

Clara Montes«Antonio Gala usa una metáfora tan bella que se musica sola»

Presenta en su nuevo disco once textos del autor con música de grandes compositores

Actualizado:

«Vuelvo a Antonio Gala» es el expresivo título del nuevo disco de Clara Montes, donde canta poemas del autor cordobés, que ayer, en su fundación, asistió al acto de presentación.

—¿Por qué vuelve a Antonio Gala?

—Por muchas razones. La primera, principalmente, es porque siempre me lo ha pedido el público. Y también porque he encontrado el momento. Estaba componiendo un disco de canción propia, mucho más reivindicativa, con lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. Pero hablando con Antonio Gala surgió la idea y todo lo contrario: vamos a dar belleza, romanticismo, buen rollo, otra cosa. También pienso que necesitamos un poquito de aire. Surgió la idea, era algo que tenía pendiente, y que a lo mejor es también una manera de cerrar un ciclo vital.

—¿Cómo recibe el escritor esa transformación de la obra poética en una canción?

—Según lo que percibo que me comenta le parece bien. La primera vez que hicimos el disco fue como una carrera de obstáculos hasta conseguir que se implicara y al final se implicó fenomenal, porque le gustó mucho. Nos escribió un texto, estuvo en las presentaciones y todo fue maravilloso. Esta segunda vez ha sido demasiado fácil, primero porque la idea surgió hablando los dos, luego porque yo intentaba hacerle muy partícipe en la selección de los poemas, en los compositores que quería que colaborasen. Y él estaba muy tranquilo y me decía que lo iba a hacer bien y que tengo arte y coherencia en mi trabajo.

—Si la poesía es ante todo música, los textos de Antonio Gala y en concreto los que aparecen en el disco son también música.

—Es que él escribe de forma muy musical. Mucha poesía ya suena con música, pero no todo el mundo lo consigue. Creo que Antonio tiene ese don, porque utiliza una metáfora tan visual, tan musical, tan bella, que se musica solo. El que yo he musicado me resultó muy fácil, como que ya salía.

— De hecho, «Volé contigo» incluso parece que tiene algo parecido a un estribillo.

—Al principio lo veía un poco complicado, porque es un verso cortito. Pero el repetir el «volé, volé contigo amor, volé volaba», me parecía tan onírico, tan fantástico, que ya me lo pedía solo. Sólo al leerlo suena a musical, me resultó muy fácil.

—Amor de principio a fin en todo el disco.

—Es que la poesía de Antonio Gala es amor de principio al fin. He intentado elegir algunos poemas más como soy yo ahora. Con más experiencia, más vida, porque en aquel primer disco era más niña. Ahora con más madurez, he visto la parte más irónica de Antonio, y siempre intentando cantarlo desde una parte no de rencor, sino de sonrisa. El juego del amor, lo apasionante y lo divertido que es, a pesar de que te caiga una losa encima.

—Ha recurrido a grandes colaboraciones, desde Juan Pardo y Aute hasta José Manuel Casañ y Bunbury.

—Al principio pensé en musicarlo todo yo, pero creo que la poesía de Antonio es universal, es de todo el mundo, y quería darle esa grandeza. El primer disco se hizo así y tuvo un resultado fantástico y he querido repetir. Repito dos: Arturo Pareja Obregón y Paco Ortega. He buscado a otros compositores que han formado algo importante en mi vida. Y muy ecléctico, porque me gusta la diversidad, con alguien tan andaluz como Pareja Obregón y luego a Enrique Bunbury, que es rock and roll y vive en América. Sin embargo, son dos amantes de la poesía de Antonio y la llevan a buen puerto.

—¿El poema lo han escogido ellos?

—Yo les mandaba dos o tres poemas a cada uno, aunque he decir que buscando que eligieran el que yo quisiera. Y en todos los casos han elegido el que yo quería.

—Parecía difícil ver a Bunbury, Aute, Pareja Obregón y José Manuel Casañ en el mismo disco.

— Ahí está la unidad que intento dar con mi voz y con los arreglos. Yo pienso que una bella melodía, sin la instrumentación, puede cantarse en cualquier estilo de música. Los clásicos los versiona todo el mundo en estilos diferentes. Buscaba bellas melodías y luego unificarlo con mi estilo y con mi manera de musicar y cantar.

—Pero además suena con unidad.

—Claro, esa era la intención, porque si dejo que cada uno hubiera hecho el arreglo, el disco habría sido un popurrí. La intención era una canción para adaptarlo a mis necesidades. Si las escuchas, ves el estilo de cada uno en las melodías, cada uno tiene su toque personal, aunque luego yo me lo he llevado a mi terreno.