Premio Luca de Tena

Antonio Burgos «La verdad ocupa el mismo espacio que la mentira en internet»

El articulista sevillano obtiene este reconocimiento a toda su trayectoria profesional, gran parte de la cual transcurrió en ABC

jesús álvarez - Actualizado: Guardado en: Cultura

Antonio Burgos entró como redactor en prácticas en ABC de Sevilla el verano de 1963. Fue redactor-confeccionador en la época del plomo y ascendió hasta subdirector. Trabajó en casi todas las áreas del periódico y dice que se mata el gusanillo de esa época en twitter.

—Aunque ha ganado muchos premios, entre ellos el Cavia, imagino que éste, por llevar el nombre Luca de Tena, le hará especial ilusión…

—El premio a toda una trayectoria me da un cierto complejo de Gary Cooper en la alfombra roja de Hollywood. Yo no seré como Cooper pero este premio para el periodismo en España es bastante más que el Oscar. Ya mí me emociona especialmente porque une mi nombre al apellido Luca de Tena y yo además a este premio le pongo el nombre de mi querido y recordado don Guillermo.

—¿Se hizo periodista con él?

—Yo me hice periodista en el ABC de Sevilla que él cuidó tanto, primero como gerente y luego como director. Él convirtió ABC en una institución de la ciudad.

—Algunos señalaban a la grapa y al Mingote como claves de ese éxito...

—Creo que el éxito de ABC, como decía Luis Calvo, se basa en que en esta España que todo cambia, el ABC sigue pareciéndose al ABC.

—¿Cuándo averiguó usted que podía ganarse la vida escribiendo?

—Con 15 años, cuando en el colegio Portaceli, el Padre Ortiz, que fue mi primer maestro literario, me animó a que siguiera escribiendo, tras publicar un artículo en la revista escolar.

—¿Sus padres lo averiguaron antes o después que usted?

—Mi madre entonces, pero mi padre lo averiguó antes.

—¿Le quisieron disuadir cuando les dijo que quería ser periodista?

—Mi padre hubiera querido que yo fuera sastre, como él, pero gracias a mi madre pude seguir mi vocación, aunque creo que a él tampoco le he defraudado, porque todos los días le corto un traje a alguien.

—De todo lo que ha hecho, ¿de qué se siente más orgulloso?

—De sacar el ABC de Sevilla a la calle, una labor anónima que ahora hacen otros compañeros que también se merecerían este premio. Menos de Rotativa he hecho de todo.

—¿Recuerda especialmente algo?

—Las secciones anónimas que había en los periódicos antes, muy del XIX, y que hacíamos los últimos que llegábamos:el jubileo circular, el santoral del día, el movimiento de buques. Una vez que no había sitio y que quise suprimir el movimiento de buques, mi entonces director, Joaquín López Lozano, me lo reprochó:¿Cómo vas a quitar el movimiento portuario?, me dijo. ¿No sabes que por eso compran el ABC en todas las casas de putas de Sevilla?

—¿Echa de menos esa época de tantas horas en una Redacción llena de humo?

—Echo de menos el periodismo de la galaxia Gutenberg. No sé cómo los periódicos de ahora pueden hacerse sin café de verdad, no de máquina, sin tabaco y sin güisqui.

—¿Qué diferencias ve entre los periódicos de esa época y los de ahora?

—Los de ahora están peor escritos y con demasiados comunicados de prensa. Algunos parecen terminales de los gabinetes de prensa del poder.

—¿No se ha casado nunca con el poder?

—Gracias a Dios, desde los tiempos de Franco yo con el poder me he llevado muy malamente.

—¿Nunca le tentó la política?

—No, pero Plácido Fernández Viagas, cuando estaba constituyendo la Junta de Andalucía me llamó para que fuera su jefe de prensa. Fui jefe de prensa de la Junta durante diez o quince minutos porque cuando me di cuenta de lo que era aquello salí huyendo.

—Algunos le han criticado mucho por su ideología.

—De lo que estoy muy perplejo es que estando en el mismo sitio donde estaba antes, antes era un rojo y ahora soy un facha. Y yo no me he movido de mi sitio.

—Ha publicado más de diez mil artículos, uno diario desde 1976. ¿Se ha arrepentido de alguno de ellos?

—El tiempo lo cura todo en periodismo.

—¿Yde cuál de ellos se siente más orgulloso?

—De uno, que no era mío, sino de Joaquín Romero Murube, que llevé a Bustos, el linotipista, para que lo compusiera y lo metiera en un recuadro a trece cíceros en la página 47.

—¿Para escribirlos se inspira más en lo que publican los periódicos o en lo que ve y oye en la calle?

—Más bien de lo que escucho en la calle. Mi gran fuente de inspiración es Mercadona, a donde iré en cuanto acabe esta entrevista.

—Barbeito decía que algunos de sus artículos se los escribía en siete minutos. ¿Cuánto suele tardar en escribir usted uno de sus recuadros?

—Lo que se tarda en teclearlos.

—¿No hace correcciones?

—Más bien me peleo con el corrector ortográfico del ordenador que no sabe escribir en andaluz.

—¿Le ve futuro a los periódicos de papel?

—Sí, nunca desaparecerán.

—¿Lo peor de Internet?

—Que la verdad ocupa el mismo espacio que la mentira, cosa que no ocurre en el papel. La gente en la Red le da la misma autoridad a la Enciclopedia Británica que al blog de un chufla.

—¿Los articulistas españoles son del mismo nivel que nuestros políticos?

—Apenas hay articulistas en España, la mayoría son columnistas. Ese es el problema. ¿El nivel? Todo está como está. España no da para más.

—¿Por qué la tiene tomada con los tertulianos?

—Debe ser por envidia, porque he estudiado tertulianés, pero aún no he aprendido a hablar sin decir nada.

Toda la actualidad en portada

comentarios