Cultura

Cultura

Cultura

Ruta Quetzal BBVA: Rescatar al «desconocido» Núñez de Balboa

Día 20/06/2013 - 16.59h
Temas relacionados

La expedición 2013 sigue los pasos de un personaje al que la Historia parece no haber sabido poner en el lugar que se merece

Los más grandes descubridores viven alejados del mar, dice Miguel de la Quadra-Salcedo, madrileño de nacimiento y «de los indios de arriba» (vasco-navarro) de adopción. Quizás porque la curiosidad por lo que no es desconocido es capaz de despertar los más grandes anhelos.

Vasco Núñez de Balboa nació a algo menos de 300 kilómetros del mar, en Jerez de los Caballeros. El joven Balboa trabajaba al servicio de los Portocarrero, señores del enclave marinero de Moguer, desde donde había partido Cristóbal Colón años antes a la conquista de las Américas. Dicen que al oir las historias del aventurero, Balboa decidió emprender su propio viaje hacia el Nuevo Mundo, ese que aún estaba por explorar. Quizás fue Colón la llama que prendió la mecha aventurera del pacense Núñez de Balbao, cuyos ojos serían los primeros en vislumbrar la inmensidad del océano pacífico.

Pero la historia, a menudo amiga del olvido, ha querido que Núñez de Balboa sea tan desconocido como el «Mar del Sur» antes de que él lo avistara. Aunque los españoles 500 años después no olvidamos a Cristóbal Colón —cualquiera señala, de carrerilla, que «descubrió América en 1492»— parece no haber tanta suerte con el extremeño. Hay quien apunta incluso a una parada de metro madrileña que lleva su nombre en el barrio de Salamanca.

Y si hay veces en que «Balboa no es nadie», no es de extrañar que hasta hace unos meses su estatua en la Avenida de los Reyes Católicos, en Madrid, tampoco lo fuera, ni tuviera dueño.

Desde 1954, un Vasco Núñez de Balboa de tres metros que avistaba el horizonte espada en mano y dedo en alto preside la avenida madrileña entre el Museo de América y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Nadie sabe cuando ocurrió, pero lo cierto es que Balboa perdió su espada, también su placa de identificación y numerosos garabatos aparecieron surcando la piedra sobre la que descansa la estatua. Ni siquiera quienes viven en el barrio, que llevan casi 60 años conviviendo con el Balboa de piedra, eran capaces de identificar a su imperturbable vecino.

De la Quadra-Salcedo acudió al rescate del conquistador y pidió la reparación urgente, máxime cuando este 2013 se cumple 500 años de su mayor gesta: descubrir el Océano Pacífico. Las páginas de ABC se hicieron eco de la situación del olvidado Núñez de Balboa. El director de la Ruta Quetzal BBVA, que este mismo miércoles iniciaba su andadura tras los pasos del descubridor, inició su propia búsqueda de responsabilidades y, tras la mediación del Rey, embajador de lujo del programa educativo, el Ministerio de Exteriores iniciaba un proceso de búsqueda de documentos para determinar qué órganos debían encargarse de su conservación. Los propios jóvenes expedicionarios se ofrecieron voluntarios para trabajar en la recuperación del monumento, sin esperar nada a cambio.Visitaron la estatua y escucharon a De la Quadra-Salcedo narrar las peripecias de quien los miraba desde su piedra, pintarrajeado y sin espada.

Esta nueva edición de la Ruta Quetzal BBVA pretende ser una llama, tanto o más brillante que la Colón hizo arder en Vasco Núñez de Balboa. Despertar el espíritu de aventura en los jóvenes que seguirán los pasos que cinco siglos atrás llevaron al extremeño a ocupar su merecido lugar en la Historia. Será también tarea de la Ruta darle por fin el lugar que se merece en nuestra memoria.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Lo ?ltimo...

Hoy en TV

Programación Televisión

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.