El arqueólogo Joe Uziel de la Autoridad de Antigüedades de Israel, en el interior de un anfiteatro romano descubierto en los túneles del Muro de las Lamentaciones, en Jerusalén
El arqueólogo Joe Uziel de la Autoridad de Antigüedades de Israel, en el interior de un anfiteatro romano descubierto en los túneles del Muro de las Lamentaciones, en Jerusalén - EFE

Descubren en Jerusalén un anfiteatro romano en los túneles del Muro de las Lamentaciones

Se trata del primer hallazgo de la era romana en la ciudad, de acuerdo con la Antigüedades de Israel

Actualizado:

Unas excavaciones bajo el Muro de las Lamentaciones en Jerusalén han dejado al descubierto un anfiteatro a medio construir del siglo II. Se trata del primer hallazgo de la era romana en la ciudad, como han puesto de manifiesto la Autoridad de Antigüedades de Israel que ha hecho público el descubrimiento.

La estructura de piedra, con 200 asientos, fue hallada bajo un corredor que lleva a la explanada, donde se levantaba un antiguo templo judío hasta que fue destruido por los romanos cuando sofocaron una rebelión en el año 70 después de Cristo.

«Esta es la primera vez que se descubre una estructura semejante a un teatro en Jerusalén, por lo que es extremadamente emocionante», ha afirmado Joe Uziel, antropólogo de la Autoridad de Antigüedades, quien ha añadido que posiblemente estuvo en uso durante la época de Jesús.

Unos operarios trabajan en los túneles del Muro de las Lamentaciones, en Jerusalén
Unos operarios trabajan en los túneles del Muro de las Lamentaciones, en Jerusalén-EFE

A diferencia de otros auditorios romanos más grandes y al aire libre, este está techado, por lo que se piensa que se comenzó a construir como un odeón, para espectáculos musicales, o un bouleuterión, el lugar donde se reunía el consejo de la ciudad, de acuerdo con la Autoridad de Antigüedades.

Su edificación debió suspenderse tras una revuelta judía del siglo II contra el régimen romano. El lugar donde se ha encontrado es colindante con el sitio conocido para los judíos como el Monte del Templo y para los musulmanes como el Noble Santuario, donde se halla la mezquita al-Aqsa.

El Muro de las Lamentaciones, uno de los sitios más sagrados del judaísmo, es lo que queda del Segundo Templo, destruido hace casi 2.000 años.